Ya te he ido contanto muchas cosas sobre la Laponia Noruega. Visité el norte de Noruega, gracias a la invitación de la oficina de turismo de Noruega en España. Si te interesa saber por qué no deberías ir a conocerlo tú mismo, sigue leyendo.

Motivo núm. 1 – No vas a poder dormir

En la primavera y parte del verano, el sol no llega a ponerse o lo hace durante apenas unos minutos. Esa sensación de prescindir de la oscuridad hace que los días parezcan eternos. Sin fin. Y es una experiencia fabulosa. La tarde empieza a teñirlo todo con luz dorada que se intensifica a media noche. La madrugada es un momento perfecto para pasear y redescubrir los rincones que has visitado durante el día. Paisajes que no parecen reales. Es de noche y los locales duermen, pero tú no vas a poder conciliar el sueño así como así. El sol de media noche te atrapa y te obliga a prescindir de tus horas de sueño para salir a la calle y seguir disfrutando de Noruega en una jornada interminable.

Sol de media noche - Laponia Noruega en verano.

 

Motivo núm. 2 – La operación bikini no habrá servido para nada

Comer en Noruega es una delicia. Su gastronomía es rica en matices y productos de una gran calidad. Por mucho que te hayas esforzado en estar a dieta antes del verano, en Noruega no te vas a poder resistir. La buena noticia es que puedes elegir entre multitud de platos y preparaciones ante el irremediable impulso de quererlo probar todo. El marisco muy fresco y los pescados, sus carnes y los inevitables postres. Un premio para tu paladar que bien vale olvidarse de dietas y mandangas.

Gastronomía - Laponia Noruega en verano.

 

Motivo núm. 3 – Harás ejercicio y descubrirás que te gusta

El buen tiempo llama a moverse y a hacer ejercicio. Los paisajes de la Laponia Noruega no te dejan otra opción. Esas excursiones entre islas o montañas increíbles… Las temperaturas suaves te invitan a caminar, a subir a las montañas cercanas a las ciudades, como en Tromsø donde en apenas quince minutos parece puedes disfrutar de la naturaleza, los restos de nieve que aun quedan del invierno, las vistas y también del sol de media noche. Sea durante el día o durante la noche, caminarás y caminarás. Todo testá ahí para ti y para que disfrutes del placer de mover el cuerpo.

Trekkings - Laponia Noruega en verano.

 

Motivo núm. 4 – Te quedarás embobado y se notará

Los paisajes de la Laponia Noruega no dejan indiferente. Fiordos inmensos. Montañas sobre ciudades interesantes. Mil y una islas en las que hacer excursiones a pie. Aguas increíbles que te dejarán parado, impresionado por su belleza. Si eres de los que no les gusta mostrarse sensible e impresionable, Noruega no es tu lugar. Laponia Noruega te lo pone fácil para no tener que pensar demasiado en qué hacer o a dónde ir. Símplemente te puedes escapar en cualquier dirección y sentarte en lo alto de una montaña o a las orillas de algún río o el mar. El resto viene solo. Te quedarás embobado.

Paisajes - Laponia Noruega en verano.

 

Motivo núm. 5 – Creerás que estás en el caribe, pero no

Laponia Noruega tiene infinidad de islas. Como si estuvieras en el caribe, descubrirás que hay multitud de playas con arenas blancas y aguas tan claras que no parecen reales. De color verde esmeralda y turquesa te harán creer que estás en otras latitudes. Pero las montañas y las nieves cercanas te recordarán que estás en Noruega. ¡Menuda combinación! Atrévete a bañarte en sus aguas, que aunque frías (mucho) revitalizarán tu cuerpo y te renovarán las fuerzas para seguir recorriendo playas, islas y caminos a través de paisajes preciosos.

Playas - Laponia Noruega en verano.

Motivo núm. 6 – Descubrirás un mundo de cervezas

Como en todos los países nórdicos, la cerveza también tiene un papel muy importante en la vida social de Noruega. En el norte quizá aun más debido a su invierno y la actividad pesquera. Y no es que los noruegos estén siempre bebiendo cerveza, pero es que los pubs y la cerveza son la excusa perfecta para el encuentro con los amigos tras una dura jornada de pesca en el frío invierno. No te quedes sin visitar la fábrica de la cerveza Mack, en Tromsø. ¿Te vas a quedar sin probarlas?

Cervezas - Laponia Noruega en verano.

Motivo núm. 7 – Verás el Hurtigruten y querrás viajar en él

Recorrer Noruega de norte a sur o de sur a norte es una asignatura pendiente. En cualquiera de tus escalas por la Laponia Noruega te cruzarás con el Hurtigruten, el crucero que recorre la costa noruega entre los paisajes más increíbes del norte de Europa. Sabes que existe, pero cuando lo veas empezarás a desear planificar un viaje en este barco. Si vas en invierno, tendrás la oportunidad de ver las auroras boreales. Si vas en primavera o verano, el sol de media noche. Sea cuando sea, la comida, el servicio y los paisajes a bordo del Hurtigruten serán tu asignatura pendiente en Noruega.

Hurtigruten - Laponia Noruega en verano.

Motivo núm. 8 – No podrás ver pingüinos

Parece que por ser un país con un invierno crudo y estar tan al norte, en la Laponia Noruega tenga que haber pingüinos. Pues no. En Noruega no hay pingüinos. Bueno uno sólo, que es la mascota de la guardia real noruega. En cambio podrás cruzarte con multitud de renos, incluso por las carreteras. El respeto de la pobración hacia este animal es total, y aunque se lo comen, lo cuidan y proporcinan las atenciones necesarias para facilitar sus migraciones. Si vas a finales del verano, incluso podrás asistir al traslado de estos animales  en barco hacia las latitudes más al norte para que pasen allí el invierno. También podrás avistar ballenas, focas o conocer el cangrejo rey y descubrir toda la fauna y flora de las aguas noruegas en alguno de sus acuarios, como el Polaria, en la ciudad de Tromsø. Con todo esto, ¿Quién necesita pingüinos?

Fauna y flora - Laponia Noruega en verano.

Motivo núm. 9 – Te hablarán de las auroras boreales y querrás volver en invierno

Verás que por todas partes hay fotos de las auroras boreales. Este fenómeno producido por las particulas que llegan a la atmósfera terrestre puede verse hasta el mes de marzo aproximadamente. Noruega iluminada con su sol de media noche te gustará mucho, y te entrará el gusanillo de volver en invierno para ver sus auroras. No te quepa la menor duda. Foto (c) Visit Norway.

Auroras boreales - Laponia Noruega en verano.

Motivo núm. 10 – Ya no podrás decir que como en casa, en ningún sitio

España (o cualquiera que sea tu país) es un gran lugar y en él se vive muy bien. Pero Noruega es mucha Noruega y tiene también muchos atractivos. Todas estas cosas que te he comentado ya son razones de mucho peso. La comida su gente, el sol de media noche, las auroras boreales… Tantas y tantas experiencias te harán sentir bien -muy bien- como en casa. Creeme, cuando conozcas la Laponia Noruega, ya no podrás decirle a tus amigos que como en casa, en ningún sitio…

Como en casa - Laponia Noruega en verano.

En la foto Anibal Trejo, fotógrafo y amigo de los cangrejos que también me acompañó en el viaje. Échale un ojo a sus fotos de Noruega y verás.

Artículo anterior

Instantáneas de Sapa

Artículo siguiente

Entre callejones vietnamitas

1 comentario

  1. 10 marzo, 2017 a 14:20 — Responder

    eating healthy= being healthy. I don’t have a lot of money to eat healthy, but I certainly don’t have the money to pay for treatments for diseases that caused by eating unhealthy. I’m telling you: diabetes, clogged vains, heart failure, CVA, ossrspoeotio. and so on and so on. if you thought it stopped by just being fat? you’re dead wrong. literally

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *