Levántate cuando lo hacen tus productores, cocina como a ti te gustaría que te cocinen , y piensa que no eres nadie sin tu equipo. (Intenta acostarte cuando lo hacen tus productores).

Así define Aitor Elizegi las tres características de un buen cocinero. Este bilbaíno se manifiesta fan del Atlhetic y según el mismo reconocoe, no sabe parar quieto. Esa inquietud natural es lo que le ha llevado a emprender la aventura del Bascook, su actual restaurante. Lo puedes encontrar en pleno centro de Bilbao, en un pequeño almacén de sal en desuso y muy cerquita del puente del Ayuntamiento.

Restaurante Bascook, Bilbao.

Restaurante Bascook, Bilbao.

Elizegi destaca (además de en su cocina) en lo peculiar de su proyecto. En plena crisis, cuando se están cerrando locales de este tipo, y los pocos que emprenden se lo piensan más de dos y tres veces, ellos se lanzaron a la aventura. Adaptar un viejo almacén de sal, a las necesidades de un restaurante fue como montar un puzzle de piezas imposibles. Pero lo lograron. Además, integra a los fogones un blog y detalles que hacen muy ligera esa imagen de alta cocina (que acaba cansando en muchos otros casos), con una carta divertida y sencilla, precios asequibles, trato personal y una cocina nada pretenciosa.

Recuperar el viejo almacén de sal no ha sido una tarea fácil.

Recuperar el viejo almacén de sal no ha sido una tarea fácil.

Si entras en el restaurante, es que ya has superado lo más difícil: conseguir una reserva para una mesa. Por así decirlo, el restaurante está en el sótano. Nada más entrar te encuentras con las escaleras que llevan a la parte baja, pero antes, repara en la vitrina de tu izquierda. Contiene parte de la colección de sal de Aitor. Sí, el responsable de todo este invento, colecciona sal que sus clientes y amigos le traen de todo el mundo. Bueno yo lo hago con de arenas de playa, ¿por qué no tener una colección de sales del mundo?

El expositor de champán te da la bienvenida.

El expositor de champán te da la bienvenida. (Foto: Kebrantin)

Yo nunca había estado en un restaurante de este tipo, así que estaba abierto a dejarme sorprender. Y la primera en la frente. Un cocinero de renombre, con un local espectacular y un ambiente irrepetible… y va y ¡me lleva a Bob Esponja bordado en su chaqueta de chef! Eso sí fue un golpe. Y es que Bascook, aunque ampliamente serio en su cocina y calidad, desengrasa toda esa rigidez y solemnidad, con detalles que sorprenden. Para mi gusto sobra Bob Esponja, Patricio y el resto de la trupe. Son como muy poco originales para un proyecto tan original como el Bascook. No sé, por un momento me rompieron la experiencia de excelencia de la que estaba disfrutando.

Presentación elegante y sencilla.

Presentación elegante y sencilla.

La carta es en realidad un periódico con noticias y artículos sobre la cocina y la ciudad. En la parte central, el menú de la semana y la carta. Como verás, los precios no son nada desorbitados. Mira, como ejemplo, el menú de medio día.

Aitor nos dedicó parte de su explicación al pan. Es cierto que la comida es básicamente por lo que vas  a un restaurante a comer, pero el pan está alcanzando una dimensión que nunca debió haber perdido.  Nos sirvieron panes de diferentes tipos y todos muy buenos, aunque me quedo con uno que sabía como  a salsa de ajo, como un pil pil. Bueno no sé que era, pero sólo el pan ya era un plato para degustar. Te recomiendo que le eches un ojo al post que el mismo Elizegi le de dica a su panadero Saturio en su blog.

El pan con sabores.

El pan con sabores.

Yo tuve la suerte de poder probar un menú degustación dentro del evento Nomaders de hace algunas semanas. Y fue para perder el sentido. Nada más y nada menos que 6 platos y 2 postres. Y valió la pena el esfuerzo para poder disfrutar de todos esas experiencias.

Carta del menú degustación.

Carta del menú degustación. (Foto: Kebrantin)

Mira algunos de los platos que probamos. Las fotos  no son mías (excepto la del pan, se nota), porque me salieron echas un churro, así que he usado las del compañero Kebrantin, que sabe mucho más de fotos que yo y le han quedado más majas.

Bonito de ahumado, anchoa pesto y maki de gilda

Bonito de ahumado, anchoa pesto y maki de gilda. (Foto: Kebrantin)

Mejillones a la brasa

Mejillones a la brasa. (Foto: Kebrantin)

Tempuras de huerta, mojo blanco + sal pesto.

Tempuras de huerta, mojo blanco + sal pesto. (Foto: Kebrantin)

Tallarines nihon soba soja, sihitakes brasa.

Tallarines nihon soba soja, sihitakes brasa. (Foto: Kebrantin)

Bacalao con kokotxas, pil pil de coliflor y chips de alcachofas.

Bacalao con kokotxas, pil pil de coliflor y chips de alcachofas. (Foto: Kebrantin)

Kebab de pato + pan-rgayef y comino.

Kebab de pato + pan-rgayef y comino. (Foto: Kebrantin)

Patatas vueling.

Patatas vueling. (Foto: Kebrantin)

Mango, zanahoria, maracuyá, y campari de cobre.

Mango, zanahoria, maracuyá, y campari de cobre. (Foto: Kebrantin)

Cheesecake Oreo + helado de sake.

Cheesecake Oreo + helado de sake. (Foto: Kebrantin)

Como ves, con hambre no te quedas. ¿Y el precio? pues hombre pica, pero tampoco tanto para un menú tan especial. Aproximadamente sobre los 100€.

Si puedes perderte por Bilbao, y consigues pasar un rato entre las paredes del Bascook, verás que vale la pena. Es un restaurante para ir sin prisa, para comer y compartir con la tranquilidad que te da saber, que lo que te van a servir es un plato perfecto, para una situación perfecta.

Fotos | Kebrantin.com

Más info blog de Aitor Elizegi

Todas mis fotos de bilbao | Flickr

 

[OA-Bilbao]

Refugio de pescadores en mitad de la nada.
Artículo anterior

Parque Nacional Los Roques: 3 días de paraíso

Artículo siguiente

Dónde comer pintxos en Bilbao (4 y final)

7 comentarios

  1. 31 mayo, 2011 a 14:48 — Responder

    Que buen lugar, lo bien que comimos. Muy recomendable.

  2. 31 mayo, 2011 a 18:02 — Responder

    Madre mía qué buena pinta…

    • 1 junio, 2011 a 6:01 — Responder

      Víctor, creo que cuando empieces tu viaje por europa deberías pasar por bilbao para coger fuerzas, que por ahí no se come tan bien…. :-P

  3. 1 junio, 2011 a 6:48 — Responder

    Muy buenos días! o Egunon! Estábamos seguros de que os iba a gustar este restaurante, y en el incluyo a Aitor, y sus proyectos, creemos que encajaba como anillo al dedo en un Eventonomaders. Y si a la comida sumamos la compañía… un lujo.

    Saludos!!

    Roberto

  4. […] Creo poder decir que nunca probé un bacalao tan bien hecho. Si el que comí en el restaurante Bascook de Bilbao estaba espectacular, este ganó por goleada (lo siento Aitor). Ni sé cómo estaba hecho […]

  5. […] Restaurante Bascook, licencia para aliñar […]

Responder a Restaurante Murmuri, cortesía del chef » Viajar, comer y amar – Blog de viajes, gastronomía y más para disfrutar el arte de viajar Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *