En un rato perdido de vuelta a casa, he vuelto a pasar por Crustó (corteza en catalán), que es una panadería con obrador propio de esos que te enamoran nada más verlos. Ya desde la calle,  puedes ver que lo que te espera dentro bien vale la pena saltarse la dieta de la alcachofa.

Horno Crustó, Barcelona.

Horno Crustó, Barcelona.

Su aspecto tradicional y cuidado te hace sentir bien, aun cuando bien sabes que el gustazo te va a salir caro.

El espacio de degustación frente a el expositor con todos los productos.

El espacio de degustación frente a el expositor con todos los productos.

Crustó es una panadería, pastelería y cafetería todo en uno. En su carta de panes, todos hechos de forma artesanal, he podido contar más de 25 variedades diferentes.  Es realmente difícil centrarse en la elección de lo que quieres, porque todo te llama mucho la atención.

Surtido de panes artesanales.

Surtido de panes artesanales.

Los pasteles y pastas, son espectaculares. El fondant de chocolate que yo he probado es de todo menos ligero, pero sabe a gloria. El café no está está nada mal. Lo único que tiene es que según que cosas pues pica un poco el precio, pero si la calidad es buena, bien vale el esfuerzo.

Pastas, pasteles, buñuelos... delicatessen de azúcar.

Pastas, pasteles, buñuelos... delicatessen de azúcar.

Además del pan y los pasteles, cuentan con un surtido de delicatessen variado que llama la atención: chips de hortalizas (zanahoria, remolacha, cebolla…), minipizzas de diversos sabores, snacks de todo tipo, aceite de oliva de alta calidad… Lo necesario para perder el sentido y marcarte un tanto en una cena con tus amigotes.

La decoración y sus expositores invitan a probar nuevos sabores.

La decoración y sus expositores invitan a probar nuevos sabores.

Crustó cuenta con tres establecimientos en la ciudad de Barcelona. Uno en la calle Valencia 246, otro en la calle Muntaner 363 y una parada en el Mercado de la Llibertat.

Pastas dulces y saladas, bocadillos variados...

Pastas dulces y saladas, bocadillos variados...

Qué delicia trabajar en un sito como este… La dependienta mientras se comía unas lenguas de gato que habían salido mal en la última hornada, bromeaba con sus compañeras y decía ¡desde que trabajo aquí me he enngordado tres kilos! y digo yo, ¿qué mejor manera de conocer los productos que vendes sinó habiéndolos probado?

Te recomiendo que vayas sin prisa, y que te entretengas en ir descubriendo productos en cada rincón de sus aparadores. Luego, haz tu elección intentando no quedarte con las ganas de pedirte más de una cosa. ¡A ver si puedes!

Un espacio para tener muy en cuenta.

Más info (aunque no mucha más) | www.crusto.es

Artículo anterior

Cómo se construyó el Hotel Marina Bay Sands de Singapur.

Billete de avión hacia la Barcelona venezolana.
Artículo siguiente

Viaje a Barcelona, la de Venezuela (chupito de ron incluído)

1 comentario

  1. […] Podéis ver una crónica de Crustó y unas magníficas fotos en el blog: viajar, comer y amar […]

Responder a Restaurante Toto Barcelona-Wine Bar | Margot - Cosas de la Vida Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *