Aprovecho este ratico antes de coger el Ferry hacia Railay (Tailandia)  para escribir cuatro cosas de estos dias atras… Lo siento, lo de postear con fotos es mision imposible por ahora. Esto son cuatro pinceladas de lo que he hecho estos ultimos dias:

Dia 4

Sigo en Chiang Mai. Dedico el dia a visitar los templos de la ciudad antigua que son sensacionales, pero un poco repetitivos. Visto uno vistos todos? Bueno no, per me falta info para entender lo que me encuentro. Echo en falta alguien que me cuente detalles y cosas del budismo. Fallo y grande. Me quedo con la sensacion de que me quedo en lo puramente estetico y me falta mas.

Esta foto del Doi Sutep no es mia... cuando yo subi, llovia a cantaros!

Acabo el dia con un sensacional masaje degustacion en Lila’s de 6 tipos de masaje diferente y que dura dos horas. Me deja nuevo.  Ya te contare detalles. Vale la pena. Eso si te recomiendo vayas con calzoncillos, porque yo tenia la ropa en la lavanderia y como habia llovido pues no se pudo secar, asi que iba mas fresquito de lo habitual y se me paso por alto. La verdad es que pase un poco de apuro cuando te piden que te cambies de ropa para hacerte el masaje de compresas herbales calientes… Aparte de eso, pues salgo renovado y me voy a cenar a lo grande, sin haber cambiado unos euros, y a la hora de pagar, la senyora no se lo tomo muy bien… opte por convencerla de que con un billete de 20 euros habia hecho el negocio del siglo. El negocio lo hice yo vamos…

Dia 5

Un tuk tuk me lleva a las 5:30 de la manyana a la estacion de tren para coger el tren hacia Pitsanoulok y llegar a Sukotai. Todo bien hasta que los nervios y la incertidumbre del momento activan esos mecanismos intestinales indeseados justo cuando tengo que subir al tren. Le comento a alguien que si me da tiempo y me dice que si. Resulto ser el revisor del tren. Corro al banyo, por suerte llevaba a mano el rollo de papel de las emergencias, porque vi que no habia. Bendito y gran amigo ese rollo de papel higienico.

El viaje desde el norte hasta Pitsanoulok lo hago en segunda, con ventilador. Los asientos son muy comodos y reclinables pero hace calor. Las ventanas abiertas, aprovecho para disfrutar del paisaje e ir sacando fotos. Como cosas que van vendiendo por el tren. El viaje es largo pero interesante. Atravesamos rios enormes y muy crecidos por las recientes lluvias. Ayer me  comentaron una pareja de italianos que no pudieron ir en tren, porque el rio se ha desbordado y ha inundado las vias del tren. Sali de alli por poco, parece.

Para mi Pitsanoulok no es mas que el punto de acceso a Sukhotai. Alli llego y me instalo en la posada y a dormir pronto que hay que madrugar.

Dia 5

Madrugo para estar en el parque historico de Sukothai a las 7 de la manyana. Vale la pena verlo sin gente ni mucho calor. Ademas cojo el audio guia para enterarme mas de lo que veo. Poco te explica, la verdad. A las 11 ya he terminado todo y el sol aprieta a lo grande. Suerte que he madrugado y la visita ha valido la pena.

Despues de comer, tranquilamente de vuelta a Pitsanoulock para coger el tren litera que me llevara a Ayuttaya (la antigua capital del reino de Tailandia), a 100 km solo  de Bangkok. La mochila la dejo en la cloak room. Una habitacion a modo de consigna abierta hasta las 23h y supuestamente vigilada. Mi tren se retrasa casi dos horas y la espera es un poco larga, pero bueno. Coincido con una familia francesa que viaja con dos ninyos pequenyos. Aprovechamos para compartir lo que hemos visto hasta ahora y darnos algunos consejos sobre Chiang Mai y demas.

Una vez en el tren, mi temor es si me despertaran a la hora para bajarme en Ayuttaya. Como hay retraso no se a que hora ponerme la alarma. Hay aire acondicionado y se agradece. Caigo rendido.

Dia 6

A las 4:30 me suena la alarma por si las moscas. A la media hora, el revisor viene a buscarme. Me bajo en medio de las vias, porque el tren no para en la estacion y tengo que caminar de noche hasta la estacion. En Ayyutaya, junto a la estacion, como no, hay un mercado nocturno a esas horas junto a la estacion. No tengo hotel ni guesthouse, asi que tengo que buscar. Sabia que habia manadas de perros sueltos un tanto agresivos por el pueblo, pero nunca me imagine hasta que punto podia ser peligroso. Asi que ya me ves, a las 5:30 de la manyana en mitad de un pueblo desierto (durmiendo todos , menos los perros, claro) y sin guesthouse. El caso es que un perro (que estaba en medio de la calle) se me tiro a ladrarme y el susto que me dio fue monumental. Creo que el librazo que estuve a punto de pegarle en el morro con la guia de tailandia (un buen tocho)  le espando y desistio. El susto fue monumental. Un monje que estaba cerca se reia el muy…monje. Ayyutaya huele mal, este incicente me da que pensar que no me va a gustar…Empieza a llover.

Encuentro guesthouse muy maja, pero cara de narices. No hay mucha mas opcion. No me dan la habitacion hasta las 12, asi que no me queda otra que ir aver las ruinas sin pasar por la ducha. Doy un poco de asquito.

Alquilo una bici par recorrer el parque (que no es otra cosa que los templos en medio de la ciudad). Nada que ver con la organizacion de Sukothai. Las distancias son enormes y no encuentro los templos que busco. El GPS me sirve de poco y los planos que te dan no hacen mas que enganyarme. Creo que no es una buena opcion lo de la bici. De saberlo, una moto o un tuk yuk para toda la manyana y ya.

Por la tarde se me arregla un poco el tema y disfruto de unos templos impresionantes. Ayuttaya, como ciudad sigue sin gustarme, pero bueno.

Dia 7

Por la manyana cojo la mini van (pequenya furgoneta muy apanyada y con aire acondicionado) hacia Bangkok. Encuentro un hotelito apanyado cerca del transporte publico. Me paseo por Chinatown en medio de un buen chaparron mientras las motos los nimyos y los comerciantes dan vida al barrio. Se vende cantidad de cosas extranyas y me hubiera gustado probar alguna. Paso un buen rato perdiendome entre las mil callejuelas del barrio.

Por la noche, ee quedado con Artit, del Couchsurfing para ir a cenar y que me cuente sobre la ciudad y eso. Pues poco saque en claro. Cenamos en un restaurante koreano (y eso que yo queria buena comida tai) y poco me pudo contar de Bangkok porque apenas la conocia. Aqui es bastante normal que mucha gente desconozca su propia ciudad. Incluso los taxistas no saben llevarte a los sitios mas conocidos. Es como si solo se  limitaran a las cuatro calles y sitios que transitan en el dia a dia. Curioso.

Dia 8

Prontito al Gran Palacio Real. No me imaginaba que hubiera tanta gente alli. Es un poco Portaventura, pero hay que reconocer que es muy bonito. Aunque mejor todavia es el Wat Pho que esta justo al lado.Mas tranquilo y muy bonito. Comparto la mesa para comer con un belga que hace dos meses esta aqui para sacarse el titulo oficial de masaje tailandes.

Por la noche cumplo otro suenyo. Subir al Lebua Tower para tomarme algo en la planta 64, en el restaurante Sirocco. Es de noche, y las vistas de la ciudad son espectaculares. Me encuentro a una pareja de catalanes y charlamos un rato mientras disfrutamos de las impresionantes vistas.

Dia 9

Excursion relampago en tren hacia Amphawa. Este pequenyo pueblo es tipico por su marisco y su mercado flotante. Lo mas interesante de la excursion es casi el viaje, mas que el destino, ya que el mercado flotante de Amphawa lo montan solo los fines de semana. Entonces porque iba yo en jueves? Habia estado un poco obtuso planificando, pero ya no tenia remedio.

El trayecto en tren (tercera clase) ya es mas durillo. Pero muy interesante de hacer. Tengo que combinar el tren y el ferry para llegar hasta Maeklong. Antes de llegar al final, el tren atraviesa (literalmente) un mercado. Impresiona ver como el tren pasa a escasos centimetros de las mercancias, y como recogen antes de que pase y seguidamente vuelven a montar las paradas ocupando las vias del tren. Este tren se le llama (mal llamado) el tren de la muerte. Creo que quien le dio el nombre no ha estado aqui ni ha entendido lo que aqui hay. Creo que es mas apropiado llamarle el tren de la vida, por todo lo que se desarrolla a su alrededor. Muy intenresante si senyor.

Me instalo y me dedico a visitar el pueblo. Me pierdo la excursion a ver la concentracion de luciernagas, porque todos los barcos ya han salido, y como es temporada baja, no hay mucha mas gente, pero disfruto de un poco de marisco a la orilla de la ria que es una maravilla.

En el ordenador de al lado hay una chica hablando por skype con su novio o lo que sea que se llevan un drama…

Seguire contandote mas cosas, en cuanto pueda!

Artículo anterior

Diario de viaje: Tailandia 1

Artículo siguiente

Diario de viaje: Tailandia 3

4 comentarios

  1. 30 agosto, 2011 a 15:13 — Responder

    Muchas gracias por escribir este blog. Estoy preparando un viaje a Tailandia y me va a venir muy bien.
    Un saludo.

  2. 2 septiembre, 2011 a 19:33 — Responder

    Como me habría gustado acercarme a Sukotai y a Ayutaya, pero sin encontrarme con el perro ladrador! ;-) Nosotros también nos tomamos una copita en el Siroco! Lo mejor, sin duda, son las vistas!!!
    Saludos

    • 3 septiembre, 2011 a 16:47 — Responder

      Que bueno veros por aqui locos!

      Sukotai quiza fue de lo que mas me gusto. Ayuttaya esta muy bien pero no lo tienen nada bien organizado y la ciudad es muy poco amigable. Creo que el incidente con el perro marcó aquellos dos dias…

      Las vistas del Siroco es algo fuera de lo comun, sin duda. Y lo mejor es que no tienes porqué consumir si no quieres, puedes subir solo a hacer la visita y ya está. Eso si, hay que asegurarse de que cumples con el “dresscode” del hotel…

      un saludo!

  3. 10 diciembre, 2011 a 12:50 — Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Aprovecho este ratico antes de coger el Ferry hacia Railay (Tailandia)  para escribir cuatro cosas de estos dias atras… Lo siento, lo de postear con fotos es mision imposible por ahora. Esto son cuatro pinceladas de lo que……

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *