El Hotel Marina Bay Sands, con su inconfundible arquitectura.

El Hotel Marina Bay Sands, con su inconfundible arquitectura.

Hace poco más de un año, llegó a mí un o de esos powerpoints con fotos de un hotel sensacional  con una azotea en forma de barco y la piscina desbordante más grande del mundo. Y decidí que yo tenía que conocer aquel sitio. Así lo hice el pasado més de agosto al final de mi viaje por Tailandia, Malasia y Singapur.

El Hotel Marina Bay Sands, está situado en la zona de Marina Bay, en el distrito financiero de Singapur  y muy cerca su enorme puerto mercantil. Desde el momento que lo ves ante tí, sabes que no te va a dejar indiferente. Es un super edificio que sorprende por su magnitud  y diseño.

La parte superior con forma de barco es una obra de ingeniería impresionante.

La parte superior con forma de barco es una obra de ingeniería impresionante.

Ya te conté algo de sus características principales, y cómo se construyó.  Ahora, que he estado en él, lo conozco de una forma más personal y directa. No hemos llegado a ser amigos, pero sí buenos conocidos. La experiencia es totalmente recomendable. Si no te hospedas, no dejes de entrar a echarle un ojo. Está abierto al público.

Entrada principal del hotel.

Entrada principal del hotel.

 

El interior... sin comentarios.

El interior... sin comentarios.

Habitación con asistente personal

Tras hacer check in, te habrán asignado un asistente. Te llevará a tu habitación y allí  se te presentará, te dará su tarjeta personal con su teléfono móvil y dirección de mail y se interesará por tu nombre, de dónde vienes y si eres del Barça o del Madrid (preguntas habituales allá donde vaya tras explicar que vengo de Barcelona).

Tarjeta de mi asistente personal en el hotel.

Tarjeta de mi asistente personal en el hotel.

Al buen hombre se le veía  tan orgulloso de poder ser mi asistente y de ayudarme en cualquier cosa, que por un momento temí  me abrazara en señal de sincera amistad . En serio, que te hacen sentir acogido y cómodo.

La habitación desde la entrada, con el baño a mano izquierda.

La habitación desde la entrada, con el baño a mano izquierda.

Tu asistente se encargará de explicarte cómo se encienden las lueces, se suben o bajan las persianas y cortinas automáticas, la ducha, las amenities (los jaboncitos de toda la vida), los tipos de almohadas disponibles, el armario, caja fuerte, el funcionamiento del váter… ¡TODO! y obviamente, tras un trabajo excelente como nunca había visto, esperará muy elegantemente una propina. Nada explícito, nada directo, pero ahí estaba esa actitud de ¿me vas a dar una propina? Momento ciértamente incómodo que suplí con mi mejor sonrisa al pillarme desprevenido y no llevar encima nada que pudiera darle. Podría haber quedado como un Marqués dándole mi último billete de 100 €, pero me pareció excesivo y todavía estaba alterado (mas bien espantado) por lo que me acababan de cargar  en mi tarjeta al hacer check in. ¿Te he contado que cobran por adelantado?

¿La cama más cómoda del mundo?

39 metros cuadrados de comodidad y detalles muy cuidados.

39 metros cuadrados de comodidad y detalles muy cuidados.

La habitación es genial, y tiene los detalles exquisítamente cuidados. En el Marina Bay Sands, saben hacerte sentir importante. La habitación más sencilla y económica (la mía) es nada más y nada menos que una Deluxe Room (¡toma! ¡toma!) Luego ya las lujosas de verdad son que las Grand Room, Premier Room, The Club Room… ¡de lo más vulgar oiga!

La cama es enorme y con el colchón y almohadas más cómodas que nunca he propbado. Se duerme de maravilla. Te aviso: en algún momento te duele un poco estar tirado en la cama y no estar por ahí descubriendo maravillas por el hotel después de lo que has pagado.

El balconcito es sencillo, suficiente para secar el albornoz o el bañador, pero con vistas espectaculares al mar. Las habitaciones con vistas al mar son las baratas. Si quieres vistas al distrito financiero (lago y rascacielos), paga 50 SPD adicionales por habitación y noche.

Si estas son las vistas baratas, cuales debe ser las caras...

Si estas son las vistas baratas, cuales debe ser las caras...

El baño: pulcro.

El baño limpio como una mala cosa. Creí que lo estrenaba yo. Sencillo y muy confortable. La tapa del váter, como en el aeropuerto, térmica para evitarte ese momento de fría impresión tan desagradable.

El lavabo, con el apartado del váter a la izquierda y la ducha a la derecha (y un servidor tirando fotos como un poseso)

El lavabo, con el apartado del váter a la izquierda y la ducha a la derecha (y un servidor tirando fotos como un poseso)

El kit de amenities de las habitaciones para "pobres" son muy completos.

El kit de amenities de las habitaciones para "pobres" son muy completos.

El equipamiento (facilities para los entendidos)

Me gustó mucho el equipamiento y todo lo que puedes encontrar allí. Desde una linterna para los casos de emergencia, las zapatillas,  plancha, tabla de planchar, guante para limpiar zapatos, 3 tipos diferentes de perchas para tejidos delicados, la caja fuerte… El albornoz, imprescindible para subir a la piscina. Si te planteas tomarlo prestado, que sepas que se dan cuenta antes de hacer check out y cuesta unos 250 SPD (también me lo contó mi asistente personal a modo de confidencia, aunque creo, eso se lo dice a todos).

3 tipos de perchas para diferentes tejidos.

3 tipos de perchas para diferentes tejidos.

El mueble de las infusiones (no sé que nombre darle), es sensacional y está muy bien equipado. Jarra para calentar agua y botellas de agua mineral a tu disposición. Las infusiones y sobres de azúcar ordenados milimétricamente, las cucharillas y copas en perfecto orden. Parecía que nadie hubiera usado aquello antes. Como no ví lista de precios a la vista, me arriesgué a tomarme algunas cosas de las que allí había. Puedes estar tranquilo. No te las cobran.

¡Mucho cuidado con el minibar! No es apto para curiosos. Es automático, y si lo abres y mueves algo del sitio, tras dos segundos, se te carga automáticamente a tu bonita cuenta de crédito que autorizaste al hacer check in. De eso te advierte tu asistente. Me contó que muchos clientes tienen que pagar cantidades importantes por sólo haber curioseado en la nevera. ¡Si no vas a consumir algo, ni lo toques! Tal cual me lo dijo.

Hay algo que me pareció horrorosamente complicado: El sistema de televisión. Las cuarenta  y muchas pulgadas de la pantalla de plasma están gobernadas por un sistema propio de canales del hotel que  emite programación propia, con su promoción de espectáculos, anuncios, películas de pago,  entrevistas, restaurantes, eventos en el casino… El caso es que no logré salir de ahí para ver la televisión del país. Es como si te dijeran No has venido aquí para ver la tele, sino para gastar, gastar y gastar dinero. Me sentí atrapado una y otra vez dentro del sistema sin remedio. Al final desistí. En definitiva no había ido allí para ver la tele…

Mesa de trabajo y televisión.

Mesa de trabajo y televisión.

El escritorio está totalmente equipado para trabajar (sí a eso venía yo). Enchufes para el ordenador y conexión de red con cable. El hotel tiene WiFi, por supuesto, pero como todo hotel de lujo que se precie, es de pago. Y cara de narices. 100 SPD al día creo recordar.

Veredicto

En definitiva, una gran habitación en un gran hotel para disfrutarla, al menos una vez en la vida. Llevaba 28 días dando tumbos por asia y me quedaba mucho por ver de Singapur. Lo peor es que iba a estar sólo dos noches allí, así que viendo el panorama, decidí suprimir la visita a la ciudad y dedicar cada segundo a disfrutar (y amortizar) mi estancia en un sitio tan especial.

¿Te imaginas por que?

 

Después de cada guerra las banderas suben al balcón del Ayuntamiento.
Artículo anterior

Contra la crisis, guerra de caramelos en Vilanova i la Geltrú

Los caminos están señalizados con carteles de advertencia para avisar de los campos de minas.
Artículo siguiente

Los Altos del Golan (Israel) - la meseta de la discordia

14 comentarios

  1. 22 febrero, 2012 a 23:37 — Responder

    Menudos hotelezos te agencias JD!!! a mi me temblarían las manos de la emoción al hacer las fotos… Tanta atención y detalles tienen que imponer mucho así que supongo que ni dormiste para aprovechar bien el hotel!!! Y esa foto de la piscina es ideal para ponernos los dientes muyyy largos!! Por cierto, no sé como no te he añadido antes a mis blogs viajeros favoritos. Asunto arreglado!! abrazote

    • 22 febrero, 2012 a 23:55 — Responder

      Hola Fran!

      la verdad es que cuando me dejó mi asistente personal, estaba más nervioso que nada. Era mucha la emoción de estar allí, de conseguir lo que me había propuesto un año antes….

      Es cierto que dormí poco, e intenté aprovechar cada segundo en el hotel La sensación de tener cientos de cosas que hacer y no poder hacerlo en dos días acabó por agotarme.
      Quería haber ido al casino, conocer a la hija del reciente fallecido Chef Santi Santamaria, recorrer los centros comerciales, el gimnasio que dicen es sensacional, el spa…
      Pasadas las primeras horas, decidí tomármelo con la calma y disfrutar al máximo de lo que pudiera. Lo de la piscina es algo espectacular. Tengo que escribir el post en detalle. De día, de noche, nublado o con sol. Es algo fuera de lo normal.

      Gracias por añadirme a tu lista de blogs!

      Un abrazo!

  2. 23 febrero, 2012 a 10:31 — Responder

    CLARO QUE ME IMAGINO EL PORQUÉ!!! haha

    Por cumplir un sueño que tabién tengo yo desde que conocí este lugar: bañarte en esa impresionante piscina!! ARGH!

    Supongo que en un mes y medio andaré por Singapur, pero no creo que me pueda permitir el lujazo de pasar una noche en el hotel (si no, no puedes bañarte, verdad?) UF.. Qué rabia… Para el próximo viaje, vamos!

    Un fuerte abrazo amigo!

    • 23 febrero, 2012 a 16:43 — Responder

      Hola Blai! Pues no te quedes sin verlo, al menos verlo. Te cuento una cosa… la piscina es sólo para clientes pero te cuento el truco del almendruco: para poder entrar sin estar hospedado, basta con ir con otros huéspedes del hotel y a ser posible con albornoz blanco. Así que ya tienes un reto.

      También puedes subir al SkyDeck por 10 SPD y de verdad que las vistas son espectaculares. Por las noches, las fiestas en el Club juntoa la piscina también son sensacionales. Eso sí, zapato cerrado y ropa de vestir, que la gente va como para una boda allí. A mí me dejaban entrar porque era huesped y le eché un poco de actitud al tema, pero se lo pensaban dos veces antes de hacerlo.

      Un saludo!

  3. 23 febrero, 2012 a 12:02 — Responder

    Nosotros tb estuvimos a punto de pagar más de 250€ para dormir en el Marina Sand Bay solo para poder disfrutar de la piscina! Finalmente decidimos dormir en algo más barato y verlo desde abajo. Se debe decir que Singapur es espectacular y no parece una ciudad asiática! jejejeje

  4. 23 febrero, 2012 a 13:33 — Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:    Hace poco más de un año, llegó a mí un o de esos powerpoints con fotos de un hotel sensacional  con una azotea en forma de barco y la piscina desbordante más grande del mundo. Y decidí que yo tenía que conocer aquel sitio……

  5. carlos
    23 febrero, 2012 a 15:32 — Responder

    Y cuanto te soplaron por el total del viaje??una pasta seguro…..yo haber si ahorro un poco la prestacion del paro(jajaja) y me voy con mi mujer…
    Por cierto hablando ingles te puedes entender con la gente de alli??
    Saludos

    • 23 febrero, 2012 a 16:48 — Responder

      Hola Carlos!

      Allí habla inglés todo el mundo. El 80% del personal es de origen chino, taiwanés, coreano, tailandés, indonesio, filipino… Singapur es Babel en el siglo XXI! No tendrás problema.
      En cuanto a lo que me costó… lo mantendré un poco más en secreto, hasta que escriba el post imprescindible para el viajero moderno: “Presupuesto para un fin de semana en Singapur y volver sabiendo que has cometido la locura de tu vida” :-P

      Saludo!

  6. 24 febrero, 2012 a 0:18 — Responder

    Me quedé con las ganas de saber como serían las habitaciones! impresionante, no veas como te cuidas! jeje

    • 24 febrero, 2012 a 21:06 — Responder

      memorias!

      que bueno que pasaste por aquí! Ya ves que las habitaciones son estupendas. Date una vuelta por allí y sube a ver las vistas de la ciudad, son espectaculares.

      un saludo!

  7. […] tontos que tengo cuando veo algo realmente especial. Esa fue mi excentricidad de final de viaje. El Hotel Marina Bay Sands de Singapur. Su piscina: la guinda del pastel a un sensacional viaje.Panorámica de los 150 metros […]

  8. DZ
    9 julio, 2013 a 22:51 — Responder

    hola JD me gustaria saber si nadama hablan ingles porque quiero ir pero0 mi esposo
    y yo solo hablamos español ! me encantaria ir a ese hotel ese es mi sueno0!!!

    • 11 julio, 2013 a 19:54 — Responder

      Hola Lorena, pues temo decirte que el inglés es la lengua vehicular… aunque supongo que con una tarjeta de crédito bien cargada, una buena sonrisa y cuatro palabras básicas no tendréis ningún problema. Un saludo!

  9. […] Una habitación acogedora cubre los espacios demasiado vacíos para evitar las corrientes de aire. Si en el centro de tu habitación no hay nada, aunque tienes mucho espacio libre para moverte, también te generará una sensación de frío y vacío; utiliza el ingenio y la creatividad para darle a tu habitación un aire más acogedor, colocando más muebles (si corresponde) o distribuyéndolos de otra forma. Además, es conveniente que sean muebles de materiales nobles o con tapizados. Fíjate la excelente disposición de los muebles en esta habitación de hotel que nos enseñan en Viajar, comer y amar. […]

Responder a memoriasdeoriente Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *