El viernes, como quien no quiere la cosa, pude disfrutar con unos amigos del Restaurante Murmuri, un conocido local situado en la Rambla Catalunya de Barcelona. Sí, es un lugar turístico, a donde no se me ocurriría experimentar demasiado con la comida. Pero me fie de mis amigos (jefes de sala de algunos de los restaurantes más prestigiosos de la ciudad)  y resultó ser toda una sorpresa.

Entrada al Hotel Murmuri, que da nombre al restaurante.

Entrada al Hotel Murmuri, que da nombre al restaurante.

Ya te digo, que se trata de un restaurante de los de ir, y no repetir mucho, porque pica un poco. Pero te vas con la experiencia de haber disfrutado de una muy buena cocina y te queda un gustirrinín… Para ocasiones especiales es perfecto.

Vamos por partes. Yo jugaba con ventaja, porque iba con amigos que conocían a parte del personal del restaurante y eso se notaba, aunque no les quita mérito por el trabajo realizado.

El salón principal. Para mi gusto, las mesas muy juntas unas de otras.

El salón principal. Para mi gusto, las mesas muy juntas unas de otras.

El local está decorado con gusto en tonos suaves y lámparas de tiras de bolitas de metal que dan unas ganas de tocarlas… y que sepas que al servicio les da mucha rabia que los clientes lo hagan. ¡Allá tú!

Las bolitas de las lámparas, tentación para los clientes.

Las bolitas de las lámparas, tentación para los clientes.

Dejamos a criterio de nuestra amiga (que trabaja en cocina) la elección de los entrantes. Fue lo mejor que pudimos hacer. Los langostinos rebozados con salsa picante estaban espectaculares. Las croquetas de jamón nos decepcionaron, porque el jamón brillaba por su ausencia, y el plato de foie estaba sensacional a pesar de que se olvidaron de servirlo con sal Maldon, como es habitual. De todas formas, la cosa pintaba bien.

Los entrantes a elección de la cocinera.

Los entrantes a elección de la cocinera.

Nos trajeron, por cortesía del chef, un plato intermedio, que no nos explicaron lo que era (según mis amigos, es lo que  debe hacer el servicio en esos casos) Se trataba de un huevo semicocido con alcachofa deshidratada frita, jamón serrano y emulsión de patata con trufa. Sublime. Lástima, que luego inexplicablemente, la cortesía del chef aparecía cargado en la cuenta, y ese feo detalle no nos gustó en absoluto.

¿Cortesía del chef?

¿Cortesía del chef? Curiosa forma de engrosar la cuenta...

De plato principal me pedí un bacalao confitado. Bueno, El Bacalao. Creo poder decir que nunca probé un bacalao tan bien hecho. Si el que comí en el restaurante Bascook de Bilbao estaba espectacular, este ganó por goleada (lo siento Aitor). Ni sé cómo estaba hecho ni lo que llevaba, pero era un simple bacalao confitado al pil pil jugoso y sabroso, cocinado de forma magistral. Pero todo lo estupendo tiene una parte menos estupenda. Luego supimos que nos habían puesto ración doble en el bacalao… Si esa era la doble, ¿cómo sería  la simple?

Bacalao al pil pil

Bacalao al pil pil

El restaurante también destaca por tener una ámplia carta para celíacos que pudimos probar y quedamos sorprendidos. Sin duda se nota que cuidan los detalles.

Plato de fideos con marisco.

Carta especial para celíacos.

Mi plátano rebozado con helado de miel era un final de fiesta perfecto.

Muy buena presentación también en los postres.

Muy buena presentación también en los postres.

En definitiva, que al haber reservado por web, teníamos un 15% de descuento y a lo que sumando el vino y demás, salió por unos 40 € por persona. Nada desorbitado para el nivel de cocina que pudimos degustar.

Detalle del diseño de los cubiertos para el pescado.

Detalle del diseño de los cubiertos para el pescado.

Así que si te atreves con un ambiente selecto y no te preocupa darte un gustazo, esta es una muy buena opción.

Más info | hotelmurmuri.com

 

[OA-Barcelona]

Artículo anterior

Preparando mi viaje a Tailandia: Itinerario.

Artículo siguiente

Descubriendo el vino de Burdeos

3 comentarios

  1. 13 junio, 2011 a 8:31 — Responder

    Pinta bien! pero eso de que te metan platos de cortesia que luego aparecen por arte de magia en la factura me tira mucho para atras!!

    • 13 junio, 2011 a 12:22 — Responder

      Sí la verdad es que es un desatino monumental cobrar la cortesía del chef, aunque no creo que fuera culpa de éste. De todas formas, seguro que si lo hubiéramos reclamado no nos lo habrían cobrado, pero como iba con maestros de ceremonia de la profesión, preferí dejar que entre ellos se entendieran. Aparte de eso la comida es muy buena y tienen menús de diario que no salen nada caros.

  2. 10 diciembre, 2011 a 12:51 — Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: El viernes, como quien no quiere la cosa, pude disfrutar con unos amigos del Restaurante Murmuri, un conocido local situado en la Rambla Catalunya de Barcelona. Sí, es un lugar turístico, a donde no se me ocurriría experim……

Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *