De nuevo en ruta hacia Senggigi.

De nuevo en ruta hacia Senggigi.

Días del 15 al 17 – Fin de ruta por Lombok.

El cóctel anti galipandrias que me tomé y el descanso han funcionado. Me siento mejor, aunque no para irme a brincar por la montaña. Hace un día estupendo pero como aun estoy un poco cogido con pinzas, decido no irme a la montaña a ver las cascadas -que seguro son muy bonitas.

He preferido seguir y llegar pronto a Senggigi -donde inicié la ruta en moto. Tengo ganas de descansar tranquilo. Un par de días en el hotel sin más. El Sunset House, una recomendación de mi amiga Sònia que ha resultado ser muy acertada. Ya te contaré los detalles otro día.

Día festivo para pescar. Gunung Batur al fondo (Bali).

Día festivo para pescar. Gunung Batur al fondo (Bali).

Camiones cargados con familias dirección a las playas.

Camiones cargados con familias dirección a las playas.

Caravanas de motos por todas partes.

Caravanas de motos por todas partes.

Motos especiales para un día especial.

Motos especiales para un día especial.

Playas y cocoteros, llegando a Senggigi.

Playas y cocoteros, llegando a Senggigi.

Es día festivo y hay multitud de familias pasando el día en las playas. El tráfico es denso y por todas partes hay fiestas y barbacoas. Me paro en una de ellas para cotillear un momento y un policía me pregunta que qué hago allí. Luego me  pide el permiso de conducir que por suerte llevo -aunque no sé si es válido para la moto- y le sigo un poco la corriente. Al final deduzco que ha sido una forma de iniciar la conversación. Quizá porque me ha dicho que aparezco muy guapo en la foto o quizá porque ha acabado dándome su número de teléfono e invitándome a que vaya a su casa a visitarle. Una situación un tanto embarazosa de la que me he podido escapar en cuanto su superior le ha requerido para que dejara de perder el tiempo con turistas y se centrara en lo suyo. Es la primera vez que un policía flirtea conmigo… Qué situación tan extraña… He seguido mi camino.

Los palmerales de cocoteros están por todas partes en la costa norte y oeste.

Los palmerales de cocoteros están por todas partes en la costa norte y oeste.

Botiquín de un restaurante de playa. Mejor no te pase nada para no necesitarlo.

Botiquín de un restaurante de playa. Mejor no te pase nada para no necesitarlo.

La caravana de vuelta a Mataram desde las playas, monumental.

La caravana de vuelta a Mataram desde las playas, monumental.

Llego al hotel mucho más animado -que flirteen con uno siempre le sube el ego a uno ¿no?- Estoy dispuesto a pasar un par de días de relax total en la piscina sin mucho más que hacer que sacar fotos, tomar un poco el sol y comer bien. Vamos, lo que le gusta a cualquier hijo de vecino.

Habitación del Sunset House.

Habitación del Sunset House.

Ayam Taliwan. Pollo entero con salsa al estilo de Lombok.

Ayam Taliwan. Pollo entero con salsa al estilo de Lombok.

La piscina principal del hotel, junto a la playa. Desde ahí los atardeceres son impresionantes.

La piscina principal del hotel, junto a la playa. Desde ahí los atardeceres son impresionantes.

Pues eso.

Pues eso.

Esta foto me encanta. Refleja muy bien el momento y la tranquilidad que allí había.

Esta foto me encanta. Refleja muy bien el momento y la tranquilidad que allí había.

Al día siguiente de llegar, me cambian de habitación y me dan la que en realidad había reservado. Una suite con piscina privada -aunque yo ese detalle no lo sabía. Bueno la piscina se comparte  con otras dos habitaciones, pero no había nadie allí, así que toda para mí. Precio: 50 €.

Mi nueva habitación.

Mi nueva habitación.

Terraza con salida a la piscina.

Terraza con salida a la piscina.

Qué más te puedo decir...

Qué más te puedo decir…

Día 18

Tras devolver la moto y recuperar mi tarjeta de salida del país -recuerda que la había dejado como garantía- me pongo camino a las islas Gili. El trayecto es corto, pero ha durado unas cuantas horas debido a que hay que combinar varios tipos de transporte. En la furgoneta voy con un matrimonio francés que se han aventurado de viaje con 12 chavales de no más de 16 años. Hay que tener ganas…

Cargando equipajes.

Cargando equipajes.

El carro tirado a caballo es también muy utilizado en Lombok y el único vehículo autorizado en las islas Gili.

El carro tirado a caballo es también muy utilizado en Lombok y el único vehículo autorizado en las islas Gili.

Cada día hay que llevar los suministros a las islas.

Cada día hay que llevar los suministros a las islas.

El barco de las bebidas, cargando agua y bintang, omnipresente.

El barco de las bebidas, cargando garrafas de agua y cerveza Bintang, omnipresente.

Mientras esperamos a que nos lleven al barco, me he visto inmerso en el caos. O eso parece a simple vista. Me han cogido el billete y lo primero que se te pasa por la cabeza es que van a olvidarse de tí y te vas a quedar en tierra. Nada de eso. Siempre están pendientes de tí y te preguntan una y otra vez por tu destino. Con estar un poco al tanto de quien maneja el cotarro y tiene tu billete, todo solucionado. No pasan desapercibidos los intentos -algunos con éxito- de los locales intentando ligar con las extranjeras. Ni tampoco lo maleducados y prepotentes que son algunos -bastantes- de los extranjeros en el trato con los locales.

En el barco de camino a Gili Trawangan, un poco como sardinas en lata.

En el barco de camino a Gili Trawangan, un poco como sardinas en lata.

Llego a Gili Trawangan, la mayor de las islas Gili. El ambiente que allí se respira me gusta. No están permitidos los vehículos a motor. Sólo bicicletas y coches de caballos. Es un descanso después de tanta moto y tanto tráfico.

Días del 19 al 23 – A dieta de relax.

En las islas Gili tienes que cambiar el ritmo. Y a mí me ha costado. Pero te acostumbras. Tal y como me habían contado, aqui hay un cierto buen humor y buen rollo constante. La vida aquí parece más amable y fácil. Aunque no creo que lo sea para todos. Hay gente que trabaja muy duro cada día para que los turistas podamos disfrutar de unos días de paraíso. Aun así, la gente se les ve serena y en paz, como con una cierta sonrisa permanente que les hace parecer felices. No sé si lo serán en realidad, pero lo parecen.

La bicicleta y los coches de caballos los únicos vehículos autorizados.

La bicicleta y los coches de caballos los únicos vehículos autorizados.

Aunque las infracciones no están exentas de multa.

Aunque las infracciones no están exentas de multa.

El mundialmente conocido juego de la cucaña.

El mundialmente conocido juego de la cucaña.

Gatos.

Gatos.

Paso los días montando en bici, en las playas, haciendo snorkel -con chaleco salvavidas claro, que hay mucho agua por estos lares- y viendo atardeceres de película. Creo que es el sitio donde más estoy disfrutando de los atardeceres. También creo que las happy hour en cócteles (2×1) ayuda un poco.  En todos estos días no he conseguido hacerles entender que voy yo solo y que no hace falta me traigan los dos cócteles a la vez, que si no, me tomo el segundo caliente.

Chimpún.

Chimpún.

Pues nada, una sonrisa, un ok sir, two maithais y acto seguido tengo  los dos cócteles a la vez. ¿Pero qué más da? el tiempo es benigno, las nubes forman colores y reflejos inimaginables y me siento agusto conmigo mismo. ¿Qué más puedo pedir?

Serviría para el anuncio de la lotería de Navidad.

Serviría para el anuncio de la lotería de Navidad.

Mi cama en el bungalow del Smile. ¿No es romanticón?

Mi cama en el bungalow del Smile. ¿No es romanticón?

Por primera vez en mi vida, he visto tortugas en libertad. Seguirlas y nadar con ellas ha sido espectacular. Gili Air -la isla más pequeña de las tres- tiene unas aguas muy claras y unos corales muy bonitos llenos de vida. Nos han llevado un poco a toque de pito al tener que variar la ruta original, porque una de las chichas había elegido mal el día para estar en remojo. Uno de esos días de inquietud intestinal que hacen que tu mejor amigo sea un retrete y un rollo de papel higiénico…

Dia de snorkeling. El mar parecía una piscina. Tuvimos suerte.

Dia de snorkeling. El mar parecía una piscina. Tuvimos suerte.

Corales captados con la cámara submarina. Bueno, no está mal.

Corales captados con la cámara submarina. Bueno, no está mal.

Y por fin, la tortuga, frente a mí. Un momento emocionante.

Y por fin, la tortuga, frente a mí. Un momento emocionante.

Los hay amantes del riesgo inecesario...

Los hay amantes del riesgo inecesario…

Nasi Goreng para desayunar todos los días. Déjate de yogures y bífidus de esos.

Nasi Goreng para desayunar todos los días. Déjate de yogures y bífidus de esos.

Ocean Resort: No es "Resort" todo lo que reluce.

Ocean Resort: No es “Resort” todo lo que reluce.

La sombra que da el trapito es un poco birria, pero el chiringuito es lo más.

La sombra que da el trapito es un poco birria, pero el chiringuito es lo más.

Puestos para alquilar transporte, días de buceo, snorkeling... Andy para lo que necesites.

Puestos para alquilar transporte, días de buceo, snorkeling… Andy para lo que necesites.

Dime si no da felicidad verlos así.

Dime si no da felicidad verlos así.

Otra playa de Gili Air.

Otra playa de Gili Air.

Lo del colchón de agua no lo tienen claro.

Lo del colchón de agua no lo tienen claro.

Italianos y más italianos, por donde quieras. Una plaga.

Italianos y más italianos, por donde quieras. Una plaga.

También italianos...Muy prácticas las ruedas de la maleta para la playa.

También italianos…Muy prácticas las ruedas de la maleta para la playa.

Repartidor de tortas (léase panecillos).

Repartidor de tortas (léase panecillos).

Vendedora de mangos y piñas. Algo que no hay que perderse.

Vendedora de mangos y piñas. Algo que no hay que perderse.

La piña pelada y limpia de impurezas. Muy dulce.

La piña pelada y limpia de impurezas. Muy dulce.

Italiana...divina ya sea con traje o las redes de pescar del pueblo.

Italiana…divina ya sea con traje o las redes de pescar del pueblo.

Mi último atardecer en Gili Trawangan.

Mi último atardecer en Gili Trawangan.

Para despedirme de las Islas Gili, el último día me he dado el gustazo de cenar langosta. ¡Un bicho de un kilo! Lo que sería en inglés One kilo lobster Así se lo he pedido al atento camarero. ¡Ole yo! Y es que por apenas 40 euros con las bebidas e impuestos incluídos, ¿quién no se da un gusto así?

El gustazo en cuestión.

El gustazo en cuestión.

 

Las niñas.
Artículo anterior

Inventando historias por el Castillo de Montjuïc - Barcelona

Cada tuk tuk es diferente. Su dueño lo decora para hacerlo más vistoso.
Artículo siguiente

Indonesia - Diario de viaje 7 (Yakarta y final)

2 comentarios

  1. Maria
    12 junio, 2016 a 10:34 — Responder

    Hola!!!
    Gracias por compartir tus experiencias.
    ¿Los de snorkel alquilan cámaras acuáticas también?
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *