Lugares de la ruta prevista.

Lugares de la ruta prevista.

Tras más de diez días en Bali sin mucho más que hacer que descansar y disfrutar de una fantástica boda balinesa, pasar unas anginas y dedicarme a mi mismo, por fin tengo definidos mis próximos pasos.

Estoy en Indonesia, y aquí las opciones son interminables. La imaginación se dispara y de un lugar saltas a otro sin darte cuenta. A la hora de organizar una ruta más realista, he tenido que prescindir de algunas cosas. Una de ellas (la que más me ha dolido) es el archipiélago de Raja Ampat, en Papúa (la isla más al Este de Indonesia). Estas islas son uno de los mejores emplazamientos del mundo para bucear. En mi caso, viajando en solitario y sin la opción de hacer buceo, el coste del viaje no acaba de compensar. Queda pendiente para cuando me de a esto del buceo…

Por otra parte he pasado más días de los que esperaba en Bali, así que el visado aprieta. El objetivo es finalizar en Jakarta, desde donde tengo multitud de opciones para saltar a Filipinas, Malasia…etc.

Sulawesi

Desde Bali vuelo a Makassar, para luego coger un autobús hasta Rantepao. Allí estaré tranquilamente una semana (o más) para perderme por los pueblos y cementerios de los alrededores. Tana Toraja (así se llama esta región) es el hogar de los Toraja, el pueblo que siente una especial fascinación por la muerte y dedican sus vidas a ganar dinero para enviárselo a sus difuntos.

Poblado Toraja. (c) unavidaenmilviajes.com

Poblado Toraja. (c) unavidaenmilviajes.com

Algunas interesantes excursiones a pie por los alrededores incluso de más de un día para encontrar pueblos escondidos, gentes amables e historias increíbles sobre sus ritos y costumbres.

La arquitectura Toraja es fácilmente reconocible. Sus tejados de paja con formas extremas que se alzan hacia el cielo son muy conocidos. Octubre es temporada baja y no espero encontrar mucho turista, así que creo voy a poder disfrutar mucho más de la experiencia.

Tras unos días de montaña y cultura, saltaré (a no sé cómo) hacia las Islas Togean (apenas un poco por debajo del Ecuador). Un pequeño archipiélago con bonitas playas y unos fondos marinos sorprendentes. Estoy tentado de aprovechar la ocasión para sacarme el PADI (lo del buceo y eso) porque una de las razones por las que no he ido a Raja Ampat ha sido precisamente esa, que es un sitio para ir a bucear.

Isla Kediri en las Islas Togean (c) www.pasonoroeste.com

Isla Kediri en las Islas Togean (c) www.pasonoroeste.com

Tanto si buceo como si hago snorkel con chaleco salvavidas, después seguiré ruta hacia el norte de Sulawesi. El objetivo es ir a la Reserva Natural Tangkoko-Batuandas, donde viven los Tarsiers. Unos diminutos monos la mar de simpáticos. Ya te contaré si logro avistarlos.

Kalimantan

Pues de los monos más pequeños del planeta en Sulawesi, saltaré a Kalimantan (la parte indonesia de la isla de Borneo). Allí haré mi primera parada en el Parque Nacional de Tanjung Puting para nada más y nada menos que ver orangutanes en estado semisalvaje. Aun tengo que definir los detalles, pero quiero hacer una ruta por el río de unos días hasta el centro de conservación de Camp Lakey, donde se trabaja para su recuperación y educación en la vida salvaje.

(c) worldwildlife.org

(c) worldwildlife.org

Después, mi intención es ir hacia el norte de Sulawesi para llegar hasta Pulau Derawan. Unas idílicas playas donde descansar de lo que más me gusta. Sol y playa.

Isla Derawan (c) Indonesia Travel.

Isla Derawan (c) Indonesia Travel.

 

Java

De vuelta al camino (y porque el visado estará ya en las últimas), volaré a Yogyakarta, para visitar los inevitables (y necesarios) Borobudur y Pranbanan. Subir de madrugada al monte Bromo para ver la salida del sol es una experiencia que tengo muchas ganas de hacer.

Bromo-Una-vida-mil-viajes

Según la cantidad de días que me queden libres hasta que venza el visado, veré qué hago. Seguramente iré en tren tranquilamente hacia el oeste en tren con alguna que otra parada. En Yakarta estaré algunos días para preparar la siguiente etapa del viaje: Filipinas.

Todo esto son planes, flexibles, efímeros y abiertos a lo que me encuentre y apetezca por el camino. No llevo calendario ni vuelos que me condicionen. Tengo total libertad para cambiar lo que quiera, cuando quiera. Y eso, es algo de lo que estoy empezando a disfrutar mucho.

 

 

Artículo anterior

Casarse en Bali. Lo que viene siendo una boda tradicional balinesa.

Artículo siguiente

Tana Toraja, difuntos que no están muertos, sus funerales y sacrificios - Sulawesi (Indonesia)

3 comentarios

  1. 10 octubre, 2014 a 19:48 — Responder

    Buaah! Qué FOTAZAS. ¡Estoy deseando ver las tuyas! Ojalá algún día me encuentre yo sentada delante de esas maravillas contemplando como cae el sol. Y eso que dices de viajar sin prisa, ni rumbo, ni vuelos que me condicionen… es algo que por desgracia aún no he podido experimentar… y que no sé si llegará.

  2. 12 octubre, 2014 a 22:43 — Responder

    Que sitio tan espectacular!!! Me muero de ganas de ver más de tu viaje…

Responder a José David Jurado (@aitor_vca) Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *