Tomando una buena idea de Crónicas viajeras en la que describen 10 momentos top de los que siempre se recuerdan, hoy abro una nueva sección en la que te contaré aquellos momentos de mis viajes y experiencias, que por el motivo que sea, recuerdo con especial intensidad.

Son estos momentos, los que a veces, hacen  más complicados en nuestros viajes, o símplemente te sorprenden o los recuerdas con especial cariño. A veces es sólo una conversación con alguien que encuentras en tu camino, o la ayuda que te presta algúien en un momento de necesidad. Son lo que llamo… los Momentazos.

Para empezar, hoy os cuento la sensación que me causó entrar en el recinto del muro de las lamentaciones en la ciudad de Jerusalén. Acababa de tomar contacto con Israel y todavía estaba impresionado por la presencia militar en las calles. Había llegado en pleno sabbat (celebración  semanal judía). La fiesta y la alegría era desbordante. Jóvenes cantando y dando palmas juntos, los mayores charlando y compartiendo la fiesta y a ratos, la gente se acercaba a orar en el muro apoyando la frente en la piedra. Un espectáculo impresionante.

Orando y celebrando el sábat en el muro de las lamentaciones. Desde dentro no se pueden hacer fotos por respeto.

Orando y celebrando el sabbat en el muro de las lamentaciones. Desde dentro no se pueden hacer fotos por respeto.

Así que me contagié de la fiesta me planté  la quipá (gorrito judío) de cartón para los visitantes y me acerqué al muro. La energía que allí se siente es impresionante y te recomiendo que no dejes de hacerlo si vas. Orar un rato en silencio apoyado en la piedra, mientras oyes las canciones, el bullicio… es una experiencia que no vas a olvidar en la vida.

La oración de las mujeres en el muro de las lamentaciones se hace por separado para evitar distracciones.

La oración de las mujeres en el muro de las lamentaciones se hace por separado para evitar distracciones.

Para rematar el momento, al acabar de orar, me giré y vi que a mi izquierda estaba orando un joven militar armado con el arma reglamentaria (Zelmet). La impresión fue importante, pero allí, según me contaron, es de lo más normal, mientras los jóvenes hacen el servicio militar durante tres años.

Grupo de militares de visita cultural en Jerusalén durante el sábat.

Grupo de militares de visita cultural en Jerusalén durante el sábat.

Cruz en el paseo marítimo que le da nombre a la ciudad.
Artículo anterior

Puerto la Cruz, zona roja.

La playa, sin demasiado encanto.
Artículo siguiente

Isla Puinare, Parque Nacional Mochima

1 comentario

  1. 10 diciembre, 2011 a 12:52 — Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tomando una buena idea de Crónicas viajeras en la que describen 10 momentos top de los que siempre se recuerdan, hoy abro una nueva sección en la que te contaré aquellos momentos de mis viajes y experiencias, que por el mo……

Responder a Bitacoras.com Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *