Preparativos para la experiencia del día: el baño entre atunes rojos.

Preparativos para la experiencia del día: el baño entre atunes rojos.

El otro día tuve la oportunidad de hacer una de esas cosas que no te esperas hacer hasta que, sin saber casi como, te encuentras haciendo. De pronto te ves embutido en un neopreno muy poco favorecedor, junto a  quien bien podría ser el Capitán Stubing  y a punto de meterte en el agua con unos bichos que miden y pesan bastante más que tú y yo juntos. Y como dice mi madre, te preguntas, ¿por qué haces esas cosas tan raras?

El catamarán preparado para disfrutar de la experiencia.

El catamarán preparado para disfrutar de la experiencia.

Se trataba de bañarse en altamar entre atunes rojos del Mediterráneo. Así de simple y así de excitante y desconocido. La actividad se inicia en L’Ametlla de Mar (Tarragona) donde te embarcas en un catamarán (totalmente equipado, para satisfacer a los más exigentes) y te adentras unas 5 millas en alta mar. Allí, en medio de nada, se encuantra la enorme granja de atunes rojos.

Uno no puede dejar de sentirse un poco protagonista de un capítulo de Vacaciones en el mar...

Uno no puede dejar de sentirse un poco protagonista de un capítulo de Vacaciones en el mar…

L'Ametlla de Mar al fondo.

L’Ametlla de Mar al fondo.

Qué buenas las explicaciones previas y durante la travesía. Todas las dudas, sobre la vida de los atunes, la acuicultura, la comercialización del producto, todo contado con pasión e interés en algo, que se nota les entusiasma hacer.

Explicaciones previas sobre los atunes rojos y sus costumbres migratorias.

Explicaciones previas sobre los atunes rojos y sus costumbres migratorias.

El grupo de bloggers, que aunque parece que no atiende, están tuiteando el momento.

El grupo de bloggers, que aunque parece que no atiende, están tuiteando el momento.

"Piscinas" donde están los atunes. El catamarán amarrado en una de ellas.

“Piscinas” donde están los atunes. El catamarán amarrado en una de ellas.

Las gaviotas no se alejan de allí porque saben que pronto habrá comida.

Las gaviotas no se alejan de allí porque saben que pronto habrá comida.

Maniobra de aproximación y amarre a la piscina de baño.

Maniobra de aproximación y amarre a la piscina de baño.

El grupo formado por bloggers de viajes (estábamos en el encuentro anual que se celebraba ese fin de semana en Tarragona) pierde por completo su poco glamur en cuanto nos empezamos a enfundar los trajes de neopreno. El agua no está muy fría pero todavía es muy pronto para meterse luciendo bañador.

El momento de enfundarse los trajes de neopreno. Esos kilitos de más...

El momento de enfundarse los trajes de neopreno. Esos kilitos de más…

Por suerte con el neopreno flotas como un corcho y no te tienes que preocupar de aletas ni de mantenerte a flote. Una vez en el agua, escupitajo a los cristales de la máscara de bucear (para evitar que se empañen los cristales) y a disfrutar. Bueno al poco descubrí que después del escupitajo es mejor limpiar los cristales con agua, o no ves un pijo. Se me pasó por alto ese detalle, supongo que por la emoción del momento, digo yo.

El grupo en el agua. Da como cosa soltar la cuerda...

El grupo en el agua. Da como cosa soltar la cuerda…

Al principio parece un poco decepcionante, porque no ves nada. Estás en alta mar y el agua está un tanto turbia. Todo está tranquilo hasta el momento en que empiezan a tirar pescados al agua para atraer a los atunes. Entonces, desde la oscuridad del fondo, como relámpagos empiezan a subir esos bichos enormes para comer. Al principio no dejamos de exclamar cada vez que vemos uno de ellos (dentro de lo que uno puede exclamar con un tubo de buceo incrustado en la boca). Es un espectáculo impresionante y  empiezas a tomar conciencia de lo pequeño que eres en este mundo.

Observando los atunes.

Observando los atunes.

Uno de esos bichos (el atún, digo) puede llegar a medir 3 metros y pesar 600 kilos. Los de allí no pasaban de 200kg y aun así se ven enormes cuando pasan por tu lado.

La foto no es de ese día, pero para que te hagas una idea del tamaño de esos bichos.

La foto no es de ese día, pero para que te hagas una idea del tamaño de esos bichos.

Antes de echarte al agua, te explican que los atunes son asustadizos y que nunca te tocarán. De echo se apartan si el pescado está demasiado cerca tuyo o si hay otro atún que va hacia él. No son unos animales agresivos ni competitivos por la comida. Aun así, nadie está exento de empezar a imaginarse un fenómeno extraño de la naturaleza, rollo película de pirañas o una enajenación temporal del atún que le lleve a confundirnos con aquellas caballas que lanzan al agua. No hagas caso de elucubraciones mentales. El baño es totalmente seguro.

Agarrarse a las boyas te da una cierta seguridad ante lo desconocido de la experiencia.

Agarrarse a las boyas te da una cierta seguridad ante lo desconocido de la experiencia.

Uno de esas morcillas flotantes soy yo, pero ni me reconozco...

Uno de esas morcillas flotantes soy yo, pero ni me reconozco…

Una vez descargada la adrenalina de aquel espectáculo (hay también quien dice que es como hacer una clase de yoga), subes al catamarán, te duchas y cambias de ropa para hacer la cata del producto. Un fantástico sashimi (el pescado en crudo) de atún rojo con salsa de soja. No hay mejor manera para degustar la gran calidad de aquel pescado. Algo espectacular que poco podría yo imaginarme está tan lejos de lo que te ponen en ciertos restaurantes.

El lomo del atun o la ventresca dos partes del atún diferentes y exquisitas.

El lomo del atun o la ventresca dos partes del atún diferentes y exquisitas.

Los bloggers tenemos la irresistible costumbre de hacer mil fotos de todo...

Los bloggers tenemos la irresistible costumbre de hacer mil fotos de todo…

Por cierto, que el wasabi (esa pasta verde) no es para aderezar el pescado crudo, porque le matas el sabor, sino para tomar un poco (muy poco) entre trozos y así limpiar la boca y desacostumbrarla al gusto y textura del pescado. De esta forma se disfruta más de cada bocado, según me contaron en un curso de cocina japonesa.

Es cierto, que puede parecer una actividad un poco cara (sobre los 50€ aunque existen ofertas y alternativas de entre los 22€ y 30€ muy interesantes).  De todas formas, si lo miras bien, es una oportunidad única para conocer de cerca (muy de cerca) la vida y explotación del atún rojo, que aunque sea por proximidad a su familiar, el de lata, nos es tan desconocido.

Tuna Tour, una forma de innovar y evolucionar en el sector pesquero.

Tuna Tour, una forma de innovar y evolucionar en el sector pesquero.

La experiencia fue posible gracias Tuna-Tour, quienes nos explicaron con pelos y señales todo lo referente a la empresa (100% nacional) y a su actividad pesquera que  ya va, por su quinta generación dedicada a la pesca.

Mucha más información sobre el atún rojo y la actividad de la empresa aquí.

 

Atardecer en el malecón de La Paz.
Artículo anterior

33 instantes de Baja California Sur - México

Coctel de marisco, en Mariscos Patricio.
Artículo siguiente

Comer marisco en un puesto de carretera de México sin consecuencias mayores

9 comentarios

  1. 24 mayo, 2013 a 23:18 — Responder

    Muy buena crónica de lo que podía haber sido un asalto en toda regla a nuestra persona. Por poco no nos tiramos, después de ver un atún saltando cuál cazador frenético por tan solo un pescadito! Fue una experiencia única, seguro! commo dice tu madre, nosotros tampoco sabíamos que hacíamos allí!

    Nos vemos donde sea, fue un placer ser compañeros de fatigas! Saludos

  2. 26 mayo, 2013 a 9:12 — Responder

    Nos alegra que hayas disfrutado a pleno este “momento atunes” del TBM! Nos vemos en el próximo TBM!

  3. 30 mayo, 2013 a 20:31 — Responder

    Pues tiene que ser toda una experiencia, la verdad, y al principio un poco de cosilla tiene que dar; no son tiburones, pero al fin y al cabo, carne comen…. :) De todos modos, si eres capaz de comer wasabi así, a pelo, los atunes tendrían que tenerte miedo a ti.
    Saludos!

    • 12 junio, 2013 a 18:39 — Responder

      A poco que podáis hacer algo parecido, hacedlo. Esos bichos son increíbles y te ayuda a tomar conciencia de que en este mundo, somos el último bicho…

  4. 10 junio, 2013 a 22:33 — Responder

    Un experiencia genial en un entorno maravilloso
    esta zona es un autentico lujo
    felicidades por la entrada
    abrazos

    • 12 junio, 2013 a 18:53 — Responder

      Gracias Bleid! sin duda una experiencia que no se me olvidará. un saludo!

  5. […] este blog de contenidos. Fue él quien  propuso hacerme la entrevista el día que coincidimos nadando entre atunes frente a las costas de Tarragona. Como quien no quiere la […]

  6. […] Nuestro colega José David, del blog “Viajar, comer y amar”, describió en su blog la experiencia. Más información y reservas en […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *