Barcelona tiene esos rincones que a pesar de conocerlos, siempre me sorprenden cuando me los presentan desde una óptica diferente. La Casa Batlló es un icono de la arquitectura gaudiniana del máximo nivel. Ya había estado en ella y la había conocido, pero no hace mucho, me invitaron a conocerla de una forma diferente: a modo de fiesta gastronómica y musical.

Cada año desde mediados de junio hasta finales de septiembre, la fundación Casa Batlló abre sus puertas al público para organizar las Nits Màgiques (noches mágicas) que consisten un abrir la planta noble del edificio para disfrutar de la noche entre copas y música.

Para la inauguración, también nos mostraron la buhardilla y el terrado, que no conocía y me encantaron. Son la pieza que da forma a todo el conjunto y que está disponible a las visitas desde hace sólo dos años.

La entrada a las nits màgiques cuesta 29 € que no es moco de pavo, e incluye una copa de cava y el concierto. Además, si quieres probar algunos de los cócteles que allí te preparan, puedes hacerlo al precio de 12 €. No es barato, pero un capricho en la casa más representativa del modernismo de Gaudí quizá te valga la pena.

Para la ocasión, se invitó a todas las empresas de catering que colaboran con ellos para mostrar sus mejores creaciones gastronómicas.

No te tengo que contar, que fue impresionante lo que allí pude probar. Un ravioli de setas se llevó el premio gordo y el tártar de salmón con trufa acabaron por hacerme fan de la cocina etupenda esta de los creadores modernillos que tanto se llevan.

 

Las bolas de hígado al curri dulce e incluso la sobrasada balear que nos ofrecieron fueron algo digno de recordar. Sé que quedará feo, pero la próxima vez, me llevaré un tupper, que allí había muchas cosas que no alcancé a poder probar…. y no por falta de ganas, si no por falta de espacio en mi primer y segundo estómago (el de los postres)

 

Fotos | Janusz Szpakowski

 

 

Los puestos de comida son imprescindibles. No dejes de probarlos.
Artículo anterior

El barrio chino de Bangkok - Chinatown

Artículo siguiente

Transmongoliano: Diario de viaje 1

6 comentarios

  1. 6 agosto, 2012 a 9:11 — Responder

    Un plan muy chic, si señor! :) A ver si tengo ocasión de estar en una de estas exquisitas y selectas veladas.

    • 7 agosto, 2012 a 13:14 — Responder

      Hola Roser! pues sí de verdad que son sensacionales. En cuanto puedas date el gusto!

  2. Carla García
    5 octubre, 2012 a 9:11 — Responder

    Qué bonito tiene que ser Barcelona, tengo unas ganas locas de conocerla. A lo mejor aprovecho ahora que vienen muchos puentes para ir por allí, a ver si se alarga el buen tiempo. Además he encontrado en memimo descuentos en hoteles Confortel que seguro que en Barcelona hay alguno: http://bit.ly/confortelhotel
    Carla

  3. 3 diciembre, 2012 a 4:12 — Responder

    Que guay y que buenas fotos.
    A ver si el año que viene hago una escapada y visito este magnífico lugar…tendré que hacer antes algo de meditación, pues los precios….pican un poco.
    Saludos

    • 9 diciembre, 2012 a 12:51 — Responder

      Siempre es bueno verte por aquí Gildo! Date el gusto y pásate por la Casa Batlló que es una visita que vale mucho la pena.

      Un saludo!

  4. 24 febrero, 2014 a 12:38 — Responder

    La verdad es que es un plan atractivo para los que quieren disfrutar de la casa de una manera “diferente” a la tradicional visita, eso si el precio sigue siendo elevado.

    Por otra parte, es posible que haya leído que ahora la visita a la casa Batllo es multimedia con una tableta que da vida a algunos rincones, también una oferta interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *