Isla de Langkawi.

Isla de Langkawi.

Uno de los dos grandes objetivos por los que tras recorrer Tailandia de norte a sur, seguí la ruta más allá hasta Malasia y Singapur, fue el de poder estar en uno de esos sitios de los que piensas nada más verlo: ahí quiero ir. Y ese lugar no era otro que el Skybridge, en la isla de Langkawi.

Langkawi es una isla que está situada prácticamente frente a la frontera entre Tailandia y Malasia. Pasar por ella está a apenas una hora y poco en ferry desde Satun. No es una isla muy grande, pero tiene -sobretodo en su zona norte- una gran zona montañosa y forestal donde se encuentra el monte Machincang que vale la pena no perderse.

En lo más alto de este monte a alguien se le ocurrío construir el llamado Skybridge. Un puente colgante un tanto peculiar que juega con el equilibrio de los pesos para mantenerse entre dos montañas. Se construyó en el año 2004 y mide 125m de largo, siendo así el puento curvo en suspensión más grande del mundo. Su pilar central que lo aguanta es basculante y es fue todo un reto para los ingenieros que lo diseñaron. Tener en cuenta el viento y las condiciones climatológicas fueron determinantes para que siga en pie.

El puente colgante.

El puente colgante.

La existencia de este puente me había llegado como uno de tantos powerpoints de esos que corren por ahí con cosas curiosas de este mundo. Al ver su foto me impresionó. Me pareció tan remoto y tan peculiar que de inmediato quise ir a verlo. Al igual que en el caso de la piscina esa de Singapur, el Skybridge, a más de 708 metros de altura era algo por lo que valía la pena desviarse un poco de la ruta inicial que tenía planeada.

El primer día que intenté subir a el puente, no llegué ni al parque, porque llovía a mares en Pantai Tengah donde me hospedaba. El puente se encuentra  a 30 minutos de allí y a apenas a 15 minutos en coche desde el aeropuerto y me recomendaron que mejor llamara antes para asegurarme de que el teleférico iba a estar abierto. Hacía viento y efectivamente me confirmaron que estaba cerrado por seguridad. Me alegré de haber llamado y haberme ahorrado el remojón para nada. El puente podía esperar un día más.

Entrada al centro de actividades del parque.

Entrada al centro de actividades del parque.

El Oriental Village es el centro de visitantes. Una especie de centro temático desde donde contratar las actividades, comprar souvenirs o visitar algunas exposiciones. Las casas muestran los rasgos más característicos de la arquitectura de la isla. Allí se compra el billete paara el teleférico que te lleva a la cima de la montaña. Cuesta 30 RM para los adultos y 20 RM para los niños de entre 2 y 12 años.

Un bonito cartel puesto en la taquilla anunciaba que el skybridge estaba cerrado al público -durante una semana me dijeron- por el rodaje de una película de boliwood. Había llegado hasta aquel rincón del mundo y no iba a poder entrar en el puente. Qué remedio… al menos subiría hasta arriba a verlo de cerca.

Los cierres al público deben ser frecuentes porque ya tienen un cartel hecho para las filmaciones.

Los cierres al público deben ser frecuentes porque ya tienen un cartel hecho para las filmaciones.

Para llegar arriba, no te queda otra que coger el teleférico. Un aparato impresionante que te lleva hasta arriba a una altura de vértigo. La cabina llega a estar colgada a 950 metros de altura sobre el suelo y la inclinación de subida es de 42 grados. En total la distancia vertical que recorres es de 680 metros a una velocidad de 3 metros por segundo. Lo que vienen a ser apenas unos 4-5 minutos de recorrido, pero se me hizo eterno.

Desnivel de vértigo.

Desnivel de vértigo.

El silencio dentro de la cabina es total, y si tienes la suerte de que te paren allí en medio, colgado sobre aquel abismo, te aseguro que aguantas el aliento y te mueves lo mínimo hasta que la cabina se vuelve a mover de nuevo. Suerte tuve de compartir la parada con una pareja de ingleses -creo recordar- y así  disipar un poco la incertidumbre del momento.

¿Encuentras las cabinas colgando del cable?

¿Encuentras las cabinas colgando del cable?

Aprovechamos la parada de la cabina en lo más alto para hacernos unas fotos y pasar el aprieto.

Aprovechamos la parada de la cabina en lo más alto para hacernos unas fotos y pasar el aprieto.

Durante el recorrido, las vistas son espectaculares. El parque forestal del Gunung Machincang es inmenso. En la parte norte de la isla, es digno de perderse en él.

La parada en la primera estación se coge con ganas -lo reconozco. También por las vistas, claro. Desde allí apenas se ve el puente colgante, pero las vistas de la parte sur de la isla y ver la distancia y altura por la que has llegado allí arriba impresiona al más pintado. Las cabinas se pierden en la inmensidad de la altura y cuesta creer que has llegado montado en aquella miniatura.

Chafado al no poder entrar al puente colgante...

Chafado al no poder entrar al puente colgante…

Para llegar al puente colgante hay que coger otro telecabina más corto hasta la cima de la montaña. Las vistas del puente -del que ya sabía no iba a poder poner un pie al estar cerrado al público- son excepcionales. Al llegar allí, me tuve que conformar con verlo desde la lejanía.

Aun así, las vistas de la isla desde arriba, habían valido el apuro de subir hasta allí.

Vista casi completa de la isla de Langkawi.

Vista casi completa de la isla de Langkawi.

 

Más info sobre el parque y el telecabina.

(Si acercas el mapa lo suficiente sobre el teleférico se llega a ver el puente junto al puntero rojo)


View Langkawi Cable Car in a larger map
Artículo anterior

¿Sopa a cuarenta grados por la mañana? Por algo será...

Todos los Santos que necesitas para cuidarte.
Artículo siguiente

Caelum Barcelona: mira, entra y date el gusto de comerte un trozo de cielo

3 comentarios

  1. porzuelo
    19 enero, 2014 a 20:05 — Responder

    Estupenda entrada al blog; el Skybridge de Langkawi y su subida en el cable car bien la merecen.
    Si te sirve de consuelo, nosotros tampoco pudimos acceder a él: “cerrado por labores de mantenimiento” fue lo que nos encontramos el pasado octubre al llegar a las taquillas del cable car… Aunque no había rastro de que estuvieran realizando trabajo alguno. Y eso que al menos conseguimos verlo al segundo intento. En el primero, un día nuboso (y lluvioso) nos lo impidió.
    Un “MUST” si viajas por la zona.
    Salu2…

    • 23 enero, 2014 a 19:02 — Responder

      pues vaya suerte tenemos… aun así como dices, es un must con unas vistas increibles

  2. […] me he quedado al ver las fotos de Malasia de Viajar, comer y amar. Con él nos vamos hasta la isla de Langkawi donde nos muestra un curiosísimo puente que desafía la gravedad entre montañas y un teleférico […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *