Terraza del Restaurante Oriente en Las Ramblas de Barcelona.

Terraza del Restaurante Oriente en Las Ramblas de Barcelona.

Para poder hablar con propiedad sobre algo hay que haberlo probado. No vale hablar por lo que te cuentan o lo que crees que ves. Y es lo que he hecho. Me he disfrazado de turista, cámara en mano, gafas de sol, chanclas y camiseta de tirantes y me he lanzado a Las Ramblas de Barcelona con la intención de comer en una de las muchas terrazas que luchan por captar la atención de los turistas..

¿Temerario? Inconsciente diría yo. Pero soy así… y luego me pasa lo que me pasa.

En las Ramblas, como en otras zonas, los camareros anuncian con la boca pequeña así como si no quisiera que les oyeran, sus ofertas y menús para atraer la atención de los turistas. Y es que en Barcelona está prohibido -y multado- ofrecer las cartas a la gente en la calle. Algo que desde hace ya unos años es de agradecer.

Tras pasar unas cuantas veces por todas ellas sin que ninguna me provocara ganas de quedarme, la elegida ha sido la terraza del Restaurante Oriente (Las Ramblas, 45), que a priori me pareció de una cierta categoría quizá propio de  la zona señorial de Madrid y que tras instalarme he visto que en realidad se trataba de un restaurante chino que sirve platos españoles para turistas. La primera en la frente.

Para pasar como un turista más, me he dirigido al camarero en un inglés impoluto que he bordado con un conciliador gruasias al más puro acento americano. Me ha parecido oportuno para darle así más realismo al momento.

Mis vistas desde la mesa en primera fila.

Mis vistas desde la mesa en primera fila.

En la terraza se luce una bonita cartulina plastificada donde aparece escrito a mano, el ofertón atrapaturistas: 3 tapas y paella o pizza o pasta por 9,95€ . Ante semejante anuncio estás perdido y no puedes escaparte. La bebida, claro está, aparte, todo y que me temo lo peor.

Sentado en una silla de la primera fila de mesas veo pasar a los turistas (en las Ramblas de Barcelona, sólo hay turistas) que me miran con una cierta envidia.  Estoy en Barcelona, hace un sol espectacular y voy a comer Sea food paela with sangruia!!

Pobre, no sabía lo que me venía encima.

Pobre, no sabía lo que me venía encima.

 

El camarero, de origen asiático cuya procendencia exacta no he podido determinar, pese a mi amplia experiencia étnica, ha fallado en su intento de convencerme de que lo que me había dado era el único menú del restaurante. Se empeñaba en  que pidiera una paella -a precios (y espero que sabores) que nada tenían que ver  con el ofertón que anuncian en la terraza- y le indico que lo que quiero es el menú, the three tapas and paela! que anuncian ahí por 9,95€. Todo esto, con las gafas de sol de 5€ puestas y en mi más puro inglés de Cambridge  mientras señalo la cartulina pringosa del otro extremo de la terraza.

Con una cierta resignación, me pregunta que si paella de marisco (sea food paella), pizza o pasta y la bebida. Sangruia, of course! (¡sangría por supuesto!)- le salto sin darle opción a nada más. ¡Soy turista, pero tengo claro a lo que he venido a Barcelona!

La cara del tipo al ver el invento lo dice todo.

La cara del tipo al ver el invento lo dice todo.

Un par de cubitos de hielo, media rodaja de limón y un cuarto de rodaja de naranja con un pedacito de manzana flotando en el borde. El perolo de supuesta sangría con una caña de color morado de más de medio metro, anuncia mi proximidad al abismo gastronómico al que me voy a enfrentar. Por supuesto, la pruebo y confirmo que no pasa de vino peleón con gaseosa y algún que otro licor de frutas, aunque hay que reconocer, que fresca y dulce que con calor que hace,  entra bien. Pero de ahí a llamarlo sangría…

Mis vecinos de al lado.

Mis vecinos de al lado.

Llegan las tres tapas en un único plato alargado con tres pequeños boles. Bueno sí son tres tapas, y también, con un poco de esfuerzo, podrían haber doblado la oferta y anunciar hasta cinco. Las chistorrillas (literalmente), frías, las bravas con salsa rosa y tabasco (lamentablemente común en la ciudad condal, no sólo en Las Ramblas) y las croquetas, congeladas de masa y sabor tan incierto como las políticas económicas de Rajoy.

Las tres tapas.

Las tres tapas.

Los guiris de la mesa de al lado (entiéndase que uso este término con todo el cariño que  esas seis letras pueden expresar) han sido más listos y se han repartido una paella entre cinco, aunque no se la han terminado (será por algo). Para más inri, les han intentado colar (sin éxito) el viejo truco de donde pido una paella, te cobro dos, porque yo lo valgo. Por desgracia, otro clásico en el centro de Barcelona.

Por fin llega mi fantástica, gorgeous  diria yo (traducido es algo así como espléndida, maravillosa) Sea food paela (paella de marisco para los no iniciados). El color amarillo radioactivo me dice mucho de lo que tengo delante de mí. Las tres gambas y los tres mejillones, también.

He tenido que bañarla en limón para disimular ese incierto sabor y acompañarla de abundante pseudosangria para poder terminármela. Y es que no me gusta tirar la comida. Si la pido, me la como. Como alguien dijo hace poco en un conocido periódico de tirada nacional: las paellas que les damos a los turistas en muchos restaurantes de Barcelona son como pienso para animales. Cuánta razón.

Sea food paela, paella de marico.

Sea food paela, paella de marico.

He terminado mi sangría desde la enorme distancia que me ha permitido usar mi caña morada de más de medio metro y he pedido la cuenta. He usado ese gesto tan universal de hacer que firmas para pedirla, porque tras semejante atracón de sabores y sensaciones culinarias tan extrañas no he encontrado las palabras en inglés para hacerlo.

Me ha llegado la cuenta y aunque me esperaba algo por el estilo, no he podido dejar de sentirme un tanto  imbécil y avergonzado por lo que ahí veía. El menú 9,95€ (correcto) y la sangría 6,95€ (¿como?) a lo que le han sumado el 10% de IVA, pero  no sólo por la sangría, sinó también al menú que supuestamente ya tenía el IVA, porque en el cartel que lo anunciaba no ponía lo contrario (la normativa indica que los precios mostrados en los restaurantes deben incluir el IVA). Todo ha sumado la bonita cifra de 18,59€. Me ha dolido en el alma…

La cuenta, un tanto irregular con la sorpresa del precio de la sangruia y el doble pago del iva.

La cuenta, un tanto irregular con la sorpresa del precio de la sangruia y el doble pago del iva.

Que conste que no es una cuestión de precio. El sitio es el que es y la oportunidad incrementa su valor. Es un tema de calidad y formas. Si hay que pagar por una cierta calidad se paga, pero no por esto.

Lo que quiero destacar – y lo veo a diario porque vivo en pleno centro de Barcelona– es que lo que se les da a los turistas en muchos restaurantes de Barcelona es una estafa. No deberíamos aprovecharnos de esta manera de miles de turistas, que en su buena fe y ganas de pasarlo bien de vacaciones, vienen a nuestra ciudad para disfrutar de la gastronomía, el buen tiempo y todo lo que la ciudad les ofrece, ofreciéndoles semejantes menús de tan baja calidad a precios nada compensados.

Y es que la imagen gastronómica de Barcelona que se lleven los turistas a casa, no puede ser este vergonzoso menú.

En mi opinión, el menú que hoy he probado, la forma de presentarlo y cómo me lo han cobrado, tenía que estar regulado por las autoridades y hasta multado.

Ya lo decía de Giulia y los tellarini en la canción que sirvió de banda sonora para la película de Woodie Allen Vicky, Cristina, Barcelona:

Barcelona te estás EQUIVOCANDO no puedes seguir ignorando
que el mundo sea otra cosa y volar como mariposa.

 Alguien deberia hacer algo ¿no?
ACTUALIZACIÓN: hoy he vuelto a pasar y he visto que han cambiado el precio de la oferta y hoy costaba 10,95€ y no indicaba que el IVA no estubiera incluído. Sólo en otro cartel en uno de los laterales, sí que ponen el menú a 9,95€ y abajo en pequeñito y casi borrado, la frase “IVA no incluído”. Cada uno que saque sus conclusiones sobre la intención o no de engañar.
PD: Las fotos no me han salido muy finas… móvil nuevo y con tantas opciones que me hago un lío… Y para que quede constancia de que he sido yo quien ha sufrido esta comida, le he pedido al camarero que me hiciera una foto. Yo, guiri, como el que más.

Sin comentarios...

Sin comentarios…

 

Terrazas de arroz de Tagalalang
Artículo anterior

Próximo viaje: Yakarta, Bali y Lombok (itinerario)

Artículo siguiente

Yakarta - Bali - Lombok en 26 días y calzoncillos de papel

117 comentarios

  1. […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Suicidio gastronómico en Las Ramblas de Barcelona http://www.viajarcomeryamar.com/comer-en/barcelona-gastronomia/s…  por soitib hace nada Para […]

  2. 28 julio, 2013 a 20:37 — Responder

    Els meus condols.

  3. 28 julio, 2013 a 20:41 — Responder

    Molt simpàtica l’aventura que has viscut.

    Simpàtica perquè, al capdavall, només et “pispen” uns quants duros per un menjar que no val ni 5 euros.
    Supose que aquesta és la realitat i el futur dels indrets “cosmopolites”, que vol dir si fa no fa empestat de turistes riquets.
    El centre de Valencia també va omplint-se de bars-porqueria per a entabanar gent de fora. Tan bé que estàvem a l’estiu, amb la ciutat mandrosa i mig deserta.
    Què hi farem!
    Salut
    Rafel

  4. susana.
    28 julio, 2013 a 21:03 — Responder

    Holaaa.

    Lo encuentro carisimo. soy valenciana y tambien he estado en las ramblas hace unos años sentada picoteando y tambien fué carisimo… pero me hacia ilusión estar sentada alli.

    Como t decia es carisimo… pero… seguro que pagan muchos impuestos para poder estar alli, ese restaurante y todos los de las ramblas.
    Alli se debe de sentar uno para el café y ver pasar a la gente.
    Por cierto la paella… la proxima vez la pides en valencia… jajaja seguro que te sabe más rica…. o no…. jajaja

    • 28 julio, 2013 a 21:47 — Responder

      Gracias Susana, poco hay que correr para superar la paella que me he comido hoy. Y por supuesto en Valencia… buenísimas. Un saludo.

  5. David
    28 julio, 2013 a 21:46 — Responder

    Tienes toda la razón. Es una locura, pero no sé que alquiler pagan. Aunque fuera así, es su culpa, yo como turista jamás se me ocurre come o beber en un local de la vía principal. Siempre hay que ir a los aledaños.
    Yo trabajo en un restaurante familiar, a 15 metros de la Rambla. Vendemos paella casera (no Paellador) a 11€, no es la releche pero la gente se la come enterita. ¿Y? Ayer me vino un grupo de 11 personas (uno llevaba camiseta de Canadá y no sé si serían de ahí) y preguntaban si la bebida estaba incluida… Pues no, no lo está, y se fueron.
    ¿El resto? Si es de 13:00 a 16:00 les traduzco el menú del día al inglés. Comen bien, comida casera (gazpacho, escalivada, fricandó etc..) y me dejan una propina considerable. Y todos contentos.
    (Eo, el jueves paella).
    Repito, es su culpa.

    • 28 julio, 2013 a 21:50 — Responder

      Toda la razón David, para comer medianamente bien en las zonas más turíticas hay que alejarse de ellas. Conozco otros muchos sitios donde se come aceptablemente bien en relación al precio. Lo que me molesta es que las autoridades permitan semejante atropello y “quemen” turistas cuando eso perjudica directamente a la imagen de la ciudad y a los que como vosotros, os esforzáis por hacer las cosas bien.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

  6. 28 julio, 2013 a 21:58 — Responder

    Jajaja lo de Gruasias y Sangruia lo mejor.

    Eres un aventurero.

  7. david
    28 julio, 2013 a 22:19 — Responder

    soy cocinero y esa paella es de la que venden ya echa congelada.. se nota en el grano de arroz le digo a mi jefe de cobrar eso por una paella congelada y me da de paellazos

  8. Dunia
    28 julio, 2013 a 22:19 — Responder

    Muy buen articulo! Quien lo firma?

  9. fast_edi
    28 julio, 2013 a 22:35 — Responder

    La mejor terraza de las Ramblas es la del Mc Donalds.

    En todo caso, por lo que veo en la última foto, acabaste en un restaurante chino… Paella y sangría en un restaurante chino, te va la droga dura, ¿no? :D

  10. lluismf
    28 julio, 2013 a 22:54 — Responder

    Si vols saber el que és realment una estafa, ves a qualsevol Baguetina Catalana i veuràs. Només cal mirar els comentaris de TripAdvisor …

  11. Jorge
    28 julio, 2013 a 23:08 — Responder

    He estado tres veces en Barcelona y nunca he comido en Las Ramblas por si acaso. Lo del pienso para animales salió en La Vanguardia. La página la debe estar visitando mucha gente, porque tarda en cargar.

  12. 28 julio, 2013 a 23:15 — Responder

    Me ha encantado el reportaje de turismo de investigación JD. Como bien dicen más arriba, eres un valiente.
    Opino como tú en lo que a regulación de la calidad del producto gastronómico por la oficina de turismo se refiere. El problema es que los altos alquileres y la demanda que señalaba otro comentario de precios bajos y mucha sangría por parte del turista promedio incide de forma inevitable en la calidad. O haces un restaurante de élite de 50€+ por comensal o terminas por tener esto.

    ¡Un saludo!

  13. David
    28 julio, 2013 a 23:25 — Responder

    A mi todo lo que dices en el artículo, me parece una desfachatez. Pero de ahí a calificar estafa o incluso a pedir que las autoridades lo regulen… ¿Cómo van a regular la calidad de la comida? Mientras no te mate… es legal venderla. Incluso si sabe mal, es legal venderla. Hay tantas cosas taaaaan mal reguladas que yo prefiero que no se regule nada y los legisladores se dediquen a temas importantes (quien roba más o menos, ruedas de prensa plasmáticas, aborto sí o no, y similares).

    Los alquileres son altos, las responsabilidades con los empleados también (si se sigue la ley) y el dueño quiere ganar dinero: tiene que bajar la calidad. Lo único que puede evitar esto es: 1) que el turimo mundial (o al menos a BCN) decaiga y la rambla deje de ser una zona turística; 2) que Barcelona distribuya su turismo en varias zonas importantes y caiga el precio del alquiler en la Rambla; 3) Que nuestros nada corruptos gobernantes decidan certificar con la Q de “Qalidad” y la M de “Memez” nuestras queridas paellas y tortillas. Creo que la más probable es la 1.

    Napoleón dijo una vez que había tantas leyes que ni siquiera él estaba seguro de no ser colgado. Si promocionamos que el gobierno regule TODO, incluso las cosas más nimias, esto acabará siendo 1984.

  14. Shalai
    28 julio, 2013 a 23:32 — Responder

    Muy buen estudio in situ. Lo que me pregunto es si recurriste la factura o te la comiste tal cual, porque habría sido una genialidad darle el palo en español o catalán castizo diciéndole algo sobre la publicidad engañosa…

  15. fer
    28 julio, 2013 a 23:41 — Responder

    Lo del iva es denunciable. En hostelería todos los precios se entienden iva incluido.
    El resto, es chabacanería.

  16. promeu
    28 julio, 2013 a 23:46 — Responder

    Per desgràcia no has vist els escarabats que campen tranquil·lament per la barra que hi ha a l’interior del local… Vistos en 1a persona.
    Només en inspeccions sanitàries trauriem un munt de PORQUERIA de locals i de servei que hi ha a la Rambla.
    I els extrangers encara es pensen que comerciants paquistanís, restauradors xinesos i noies negres simpàtiques de rambles són “autòctons”.

  17. Xosé Manoel
    28 julio, 2013 a 23:46 — Responder

    Muy bien explicado el atraco sufrido. Y revela un problema de fondo que se està agravando sin que nadie haga nada por remediarlo. Y es el trato espantoso que se està dando a los turistas. Es un craso error. Parece que se les considera unos estúpidos a los que se les puede sablear y no lo son. Cada uno de ellos es un mensajero que enviamos a su pais donde expresarà como se sintió tratado en Barcelona. Y creo que para la ciudad es bueno que ese mensaje sea positivo. El turismo mueve la economía y en estos tiempos tratar mal al turista es un suicidio. Es urgente que alguien haga algo, y denunciar estas cosas como se hace en este post tambien es hacer algo.

  18. sergi
    28 julio, 2013 a 23:48 — Responder

    gràcies per sacrificar-te! ara ves a Roma i demana pizza. et claven 4€ extra per “el pa”. i penses, quin pa? qui menja pizza amb pa?

  19. Juanlo
    29 julio, 2013 a 0:01 — Responder

    Los precios en la plaza Mayor de Madrid… similares, vamos, una estafa, pero en calidad… no hay color. Comparto tu opinión, se debería regular este timo incubierto.

  20. pepe galleta
    29 julio, 2013 a 0:04 — Responder

    Totalmente de acuerdo con David. No tiene sentido alguno perder nuestros escasos recursos en regular estas cosas ni tiene mucho sentido el artículo en sí mismo. Es como quejarse de la calidad de la televisión.
    Tampoco creo que esto afecte la imagen que queda en los turistas de Barcelona. En todas las ciudades es igual. Vete a tomar un café frente a Notre Dame. Hace 3 años costaba 4,50€ y era la peor sopa del condado. Y las tiendas alrededor del Louvre son todas de pakis que venden camisetas de futbol piratas. En cualquier ciudad europea encontraras las mismas “mafias” repartiendose el botín.
    Si todavía hay turistas que caen en estas redes, pues que les adoben y al horno!

  21. pinger
    29 julio, 2013 a 0:04 — Responder

    Culpa tuya por comer en las ramblas, a quien coño se le ocurre tal barbaridad. Y encima te vas a un restaurante chino, si es que …

  22. Delta
    29 julio, 2013 a 0:10 — Responder

    Estuve hace un mes en barcelona y de decir que lo que menos me gusto futre la comida, en una semana dónde mejor comi fue en un burguer kinkg. La peor experiencia fue en el centro comercial las arenas en el que me estafaron descaradamente con platos malos y raciones minusculas…con decir que tuvimos que volver a cenar del hambre que se nos quedo. Eso aqui en Canarias no pasa ni de broma…s

  23. Delta
    29 julio, 2013 a 0:16 — Responder

    Y estoy totalmente de acuerdo en que las autoridades regulen este tema porque es una verguenza como estafan a los turistas.

  24. Aitor
    29 julio, 2013 a 0:19 — Responder

    “te va la droga dura, ¿no? :D” JAJAJAJAJAJAJAJAJA es que hacía tiempo que no reía tanto!!!
    De verdad que me parece estilo suicidio (escoger la mejor manera de morir) haber caído en un restaurant chino. Era imposible haber conseguido tanta precisión! El amigo que explica que no todo debe ser regulado y apela a nuestro nunca bien ponderado amigo Napo, pienso tiene toda la razón PEEERO (maldito pero) en este caso, y con perdón de la xenofobia, si pienso que se debería haber regulado en su momento esta proliferación insana de “chiringuitos” (odio esa palabra) chinos que hay en todas partes, sabiendo de antemano, las tan deplorables condiciones sanitarias que siguen a este particular grupo étnico (conste lo digo con propiedad!). Eso sin mencionar la doble imposición de IVA y el espeluznante desprestigio internacional que significa esto en una ciudad que se pone al nivel de New York en cuanto a lo cosmopólita. Salu2

    • 9 septiembre, 2014 a 13:35 — Responder

      Chiringuito no es una palabra tan mala, en muchos chiringuitos de Málaga puedes comer bastante bien

  25. Dante
    29 julio, 2013 a 0:33 — Responder

    Que quieres que te diga, yo trabaje allí y las paellas que te comes, son envasadas que se compran a una empresa marroqui (?) (Flipa que fliparas y en colores y más…)la comida china se podia pedir a parte pero los turistas no saben de esto y en todos los paises que iras te vas a encontrar con esto, y yo recomiendo a la gente que si viaja algun dia, no vaya al centro a comer especialidades, los buenos restaurantes siempre cuesta un poquito más que llegar ; D

  26. acoata
    29 julio, 2013 a 0:40 — Responder

    Buen trabajo de evidenciar la tomadura de pelo que supone comer en una terraza de las Ramblas.
    Los guiris deberían fijarse en que es imposible encontrar a un barcelonés que esté comiendo paella en las Ramblas, a no ser que lo haga disfrazado de turista para un trabajo de investigación.

  27. Roberto
    29 julio, 2013 a 0:46 — Responder

    @David @pepe galleta, la calidad ya está regulada en el sentido de que si pides una paella tiene que ser una paella. Lo que le han servido no es una paella.

    ¿Pediste una hoja de reclamaciones? No indicar que algo no lleva el IVA incluído sí es una estafa comercial. No publicar los precios de antemano también. Y está perfectamente regulado.

  28. karl
    29 julio, 2013 a 0:59 — Responder

    El problema es que no saben que a pocos escasos 5 minutos andando hay restaurants muy buenos, con menus asequibles y que no tienen nada que ver con esta estafa.

    La Ramblas son only guiris, de hecho los vecinos de toda la vida estamos hasta las narices de tanto guiri, osea que si los roban pues que aprendan y no den tanto por saco por las ncohes.

  29. samba012
    29 julio, 2013 a 6:37 — Responder

    Solución: hacer lo que yo hago cuando viajo(porque en el resto del mundo también pasa. Italia es otro país en el que ocurre). Huir de los restaurantes que se encuentran en zonas emblemáticas con menús típicos y buscar otros en callejuelas o zonas algo más apartadas. Allí donde se encuentre la gente de la zona, allí que entro.

    Saludoss

  30. pablo
    29 julio, 2013 a 7:01 — Responder

    Te reconfortará saber que en Coruña pasa exactamente lo mismo. Vas a por marisco gallego y te dan algo digno del señor Recio, el de esa serie tan famosa.
    El comentario de samba012 parece bastante acertado

  31. 29 julio, 2013 a 8:06 — Responder

    Muy interesante y divertido tu artículo. Yo hice algo parecido hace trece años, también en Barcelona y con los mismos resultados. Si te sirve de consuelo, creo que pasa en todas las grandes ciudades. Si eres turista es fácil que te timen en todas partes. Pero si eres viajero todo cambia.

  32. bichotll
    29 julio, 2013 a 8:12 — Responder

    En ramblas o alrededores conozco varios restaurantes con muy buena calidad y no tan caros. Este articulo parece sacado de callejeros.

  33. Miguel Palacios
    29 julio, 2013 a 8:35 — Responder

    Como profesional y informador turístico en el aeropuerto de Barcelona, esta experiencia se denomina en ingles tourist trap. El consejo que doy a todo el mundo, informate antes de venir, lee y visita webs … y sobretodo duda de las zona más turística del cualquier gran destinación

  34. danielG
    29 julio, 2013 a 8:45 — Responder

    El rumbo que ha tomado Barcelona: darle al turista lo que espera.
    Y eso, sometido a los vaivenes del mercado, hacen de las ramblas y alrededores, una colección de trampas-caza-bobos…

  35. dAtUm
    29 julio, 2013 a 9:13 — Responder

    Muy entrañable tu aventura de Chicote, lamentablemente en las ramblas hay muchos más de estos por destapar XDD

  36. unApunte
    29 julio, 2013 a 9:21 — Responder

    Este comentario no pretende ser un “a ver quien la tiene más larga”, el caso es que… pasando de todo lo hipercomentado ya, que lo sabemos, y esto no pasa sólo en Barcelona, en cualquier ciudad turística que vayas te vas a la zona buena y te dan porquería por una fortuna, habiendo alguna excepción. Y con esto no quiero defender Barcelona eh, que aquí pasa lo que ya se ha visto en el artículo… si comes en las ramblas te costará un pastón para la porquería que te ponen, por que no pagas la comida, pagas el lugar. Pero lo que yo quería comentar aquí es que por circunstancias de la vida he estado mucho en Madrid y a mi lo que me choca es ir a cenar y encontrarme el ACOSO de los “comerciales?¿¿??¿?/Capta clientes”… me da mucha mucha tirria eso.

  37. lui
    29 julio, 2013 a 9:25 — Responder

    La oferta y la calidad de hacer las cosas sean de donde sean es cosa de los restaurantes y no esta ni debería estar regulado por ninguna ley, solamente por el gusto de quien lo prueba. En todos lares encontraras cosas como esta y es que tontos hay en todos sitios. No es ninguna aberración, solo es que hay que probar o preguntar. Si sabes lo que es la sangría y como se hace porque no le preguntas de que esta hecha la que te ha puesto y se lo restriegas por la cara? Esto que has dicho es solo una anécdota y no es para nada un toque de atención para mejorar nada en la gastronomía zonal. Mis saludos.

  38. 29 julio, 2013 a 9:39 — Responder

    En España, de toda la vida, se ha estilado mucho lo de timar al turista. Pero ojo, que no solo al turista extranjero, tambien se ha estilado lo de timar al turista, simplemente, de otra provincia.

    Para el turista extranjero cada vez hay mas destinos vacacionales mas interesantes que España, y para el turista nacional lo mismo, cada vez hay mas destinos interesantes y a buen precio fuera de España.

    Cuando el turismo en España se hunda o simplemente se convierta en un turismo que deja muy poco dinero, mas de uno debera plantearse si ha colaborado a ello timando durante años al cliente extranjero.

  39. BRufau
    29 julio, 2013 a 9:54 — Responder

    Muy divertido.

    Por otro lado, a mi los guiris no me dan ninguna pena. Yo también vivo en el centro y te diré que me parecen una lacra para esta ciudad. Cuanta peor fama se lleven a su casa, mejor. Que no vuelvan.

    Su presencia ha destrozado el centro y lo ha hecho inhabitable para sus propios habitantes, que han tenido que emigrar a zonas menos “cool” de Barcelona.

    Lo que sí que me da pena es que sean grandes empresas las que los estrujan con estafas como estas, y no la gente de aquí. Vaya, que al final son otros guiris que invierten o gente con pasta a la que nunca se le ocurriría vivir en este barrio los que acaban aprovechándose de todo este asunto.

    A mi esto me da más ASCO que una paella de pienso y una sangría hecha con los orines que dejan estos guiris en las esquinas.

    Un saludo.

  40. Jose Luis
    29 julio, 2013 a 9:59 — Responder

    Intrépido, valiente. Aunque no me sorprende el resultado de tu investigación, no deja de ser bochornoso. Pero como los turistas no dejan de visitar esta ciudad (es tan cool) no hay problema, siempre habrá un alma cándida a quien engañar.

  41. Juan
    29 julio, 2013 a 10:00 — Responder

    Es triste que Barcelona se aproveche así de los turistas. Por suerte (o más bien por desgracia), esto ocurre en la mayoría de lugares turísticos del planeta. Por ventura, hoy en día disponemos de muchas páginas web donde nos podremos informar y leer críticas de distintos locales para tener la opción de evitar con destreza semejantes antros. Aunque para el típico turista que viene a Barcelona para ver las ramblas, la sagrada família, la catedral, el parque güell y poco más, tendrá muchas más opciones de sentarse en la mesa de ese tipo de restaurantes, que no en alguno de calidad, donde pueda disfrutar de nuestra gastronomía y sin ser timados. Así nos va, turismo de poca calidad y gente que prefiere pasar por el super y comprarse una barra de pan y algo de embutido y hacerse su propio bocadillo.

  42. 29 julio, 2013 a 10:08 — Responder

    Això de l’estafa atrapa-turistes de les Rambles ho sap tothom! No hi veuràs pas cap Barceloní menjant!!!! L’únic que es podria salvar, hi sols podria, és el menú a la sala interior de l’Amaya, un clàssic de baix de tot de les Rambles… Però amb dubtes també!

  43. frankie
    29 julio, 2013 a 10:52 — Responder

    Hola. Es más grave aún porque te han cobrado por la fantástica sangría no 6,95 € sino 8,95 € (1500 pesetas, que siempre parece menos en euros).

    Por desgracia, una vergüenza que se repite en todas las ciudades turísticas en las zonas más transitadas.

  44. Carlos
    29 julio, 2013 a 11:29 — Responder

    1- Publicitar precios sin IVA.-
    2- ¿Había lista de precios? (aunque no esté sellada ni sea oficial).-

  45. Jor
    29 julio, 2013 a 11:38 — Responder

    deberías traducirlo al inglés para advertir a los pobres guiris que van de buena fe…

  46. txape
    29 julio, 2013 a 11:41 — Responder

    Para David. “Mientras no te mate… es legal venderla. Incluso si sabe mal, es legal venderla.” Si los restaurantes pueden vender lo que quieran, entonces yo pagaré lo que me dé la gana, ¿no? Este tema me recuerda a la plaza mayor de Madrid, donde solamente se ven guiris en las terrazas… Una vez tomé una caña con bravas en un sitio de estos (cuando era turista) y jamás he vuelto… Con la calidad que tiene la comida española, es un atraco que le vendan a la gente estas cosas… Yo opino que si un restaurante no hace buena comida, no debería estar abierto… De esa regulación debería encargarse las propias asociaciones de hostelería…

  47. Ricardo
    29 julio, 2013 a 11:47 — Responder

    En el puerto 6.95 una Coca Cola, hace una semana

  48. Rober
    29 julio, 2013 a 12:21 — Responder

    Para David, sí debería regularse la calidad de la comida como se regula todo producto de consumo. ¿Que qué se puede denunciar? Pues el cobrarte el IVA dos veces, el no tener lista de precios…

    Y bueno, eso legalmente, pero tambíen puedes denunciar (como el creador de este blog) el hecho de que sea una basura de comida y bebida cobradas a precios de chuletón de label.

  49. 29 julio, 2013 a 12:28 — Responder

    ¡Otro sitio para no ir! Qué de mala hostia me ponen los caraduras que estaban a los turistas… Eso es pan para hoy y hambre para mañana.

  50. Jordi
    29 julio, 2013 a 12:52 — Responder

    Aqui el problema es que vas a comer la zona turistica, si vas a comer delante de la Torre Eifel te pasará exactamente lo mismo, no es que en BCN seamos más listillos que en otros sitios. Es la cultura guiri la que deberia cambiar, si eres tan retrasado como para pedir una paella en las ramblas tienes un problema grave, y seguramente te estafarán incluso en tu propia ciudad. Si quieres provar gastronomia de calidad vete a algun restaurante donde veas gente autóctona y precios populares, la buena comida no tiene pq ser cara, y sobretodo, no vayas a un chino si no estás en China…

  51. PaKmAn
    29 julio, 2013 a 12:56 — Responder

    No creo que sea sólo en Barcelona, si sales por la zona de Sol de Madrid además de darte el coñazo constantemente con los precios de distintos bares, suele ser todo un auténtico timo, lo primero un currusco de pan que lo cobran bien (aunque al menos espan, que por el sur de España te ponen una bolsa con picos y te la cobran bien, y como no la abras pa otro que va). Y por qué? Porque saben que los guiris no van a repetir bar, tienen mucha competencia y lo normal es que prueben distintos sitios! Lo que te han puesto parece un arroz con guisantes y colorante del malo jajajajaja Muy buen experimento

  52. 29 julio, 2013 a 13:18 — Responder

    Pero qué bien puestos los tienes! Hay que valer para hacer esta prueba!! Mira que paso veces por delante y es que no se me hubiera ocurrido nunca! Creo que mi estómago no lo hubiera resistido! ;)
    Me parece vergonzoso lo que se sirve allí aunque en parte también es culpa de los turistas. Si se informaran un poco más en Blogs de las ciudades que visitan verían dónde se puede comer paella y dónde no! Seguro que la segunda vez ya no les pasa!

  53. 29 julio, 2013 a 13:57 — Responder

    Madre mía!
    Como siempre algunos van matando lo que con tanto sacrificio se esta tratando de mostrar en Europa.
    Es que yo ni pagaba. Le hablaba en buen castellano y le decía lo que merecía.

    Esto por suerte no ocurre en Bilbao =)

  54. 29 julio, 2013 a 14:17 — Responder

    Jaja, muy bueno. Hasta he pensado traducir este post en mi blog. A menudo escucho las quejas de la gente, saben que es así (los rumores corren por el mundo) y me piden recomendaciones. Vivo aquí más de diez años.

  55. Delta
    29 julio, 2013 a 14:20 — Responder

    Este problema no se da solo en chinos. Mi experiencia gastronomica que conté en otro comentario fue en el centro comercial las arenas donde todos eran españoles y los precios tirando a caros… Esto que dices: “hoy me voy a dar un lujo” y te sirven una basura….

    En muchas otras ciudades también los precios son bastante altos pero la calidad y la cantidad es mil veces mejor.

  56. teresa fuertes
    29 julio, 2013 a 14:36 — Responder

    La gallina de los huevos de oro es el turismo, nacional, extranjero o extraterrestre y mientras no obremos en consecuencia y aprendamos a mimar al cliente, así nos seguirá yendo. Esta es mi idea, y la he practicado más de 40 años.

  57. 29 julio, 2013 a 15:04 — Responder

    Eso no solo pasa en Barcelona, en todas partes cuecen habas! a mi me ha pasado en Valencia y la paella era peor q comida de perro!!

  58. eviam
    29 julio, 2013 a 15:07 — Responder

    buen trabajo!!! vente para Sevilla…. más de lo mismo, bs.

  59. Joan
    29 julio, 2013 a 15:17 — Responder

    Triste pero real.
    Nunca he comido en las ramblas, siempre he visto los restaurantes del paseo un atracaguiris pero en general tenemos desde los80, una “picardía” innata para atracar al turista.
    Y hablo de bcn pero
    Podría hablar de mil sitios centricos de la peninsula ( costa en especial) pero acaso nadie ha escuchado dicho: olvida este sitio, es para guiris.. Así nos ha ido( de ahí el bajón turístico de principios de los90) venia. Por precio pero les dabamos basura.
    Pero hay esperanza.. Hace años no pisabamos los chiringuitos de playa por sus sangrias asesinas y comidas ferribles, en los ultimos tiempos eso ha cambiado( aunque queda mucho) en las ramblas quedan reductos como el amaya, con nombre y sitios clasicos o nuevos ( sin terrazas por eso) en el q la calida está creciendo. La plaza real es otro ejemplo, en un par de años ya se han montado 2,3 sitios decentes…
    Llegará el día en que alguien haga algo serio en las ramblas para que la competencia se ponga las pilas.

  60. Alexia
    29 julio, 2013 a 15:30 — Responder

    Totalmente de acuerdo, debería estar regulado de alguna forma. Es una auténtica vergüenza cómo se aprovechan del turismo, trabajo como guía y siempre disuado a los grupos que llevo de este tipo de sitios. Es una lástima que de una ciudad tan bonita se terminen llevando una imagen así, mala y distorsionada.

  61. Jose Manuel
    29 julio, 2013 a 15:33 — Responder

    Me alegro mucho de esta pagina donde podemos reflejar la realidad de todo turista o nacional , yo soy valenciano , viviendo en Santo Domingo , República Dominicana y por desgracia esto pasa en todos los países y yo creo que somos nosotros los que tenemos que exigir lo que nos venden y que sus negocios están por los clientes ,debiendo tratarlos como a ellos mismos les gustaría ,pues con un mal servicio no solo pierden ese cliente sino que recomendara pasar de largo de este negocio ,me lamento muchas veces de ver cierta paellas , diciendo que valencinas ,por Dios pueden llamarla paellas pero valencia ,en Santo Domingo en la casa de España tuve un discusión con un cocinero español por este motivo por su falta de presentar la paella como Valenciana ,por sus ingredientes y presentación a los presentes en el día, de San Jose , bueno amigos espero que todos exijamos por lo que no ofrecen y pagamos . Att un valenciano.

  62. Jose Manuel
    29 julio, 2013 a 15:35 — Responder

    Me alegro mucho de esta pagina donde podemos reflejar la realidad de todo turista o nacional , yo soy valenciano , viviendo en Santo Domingo , República Dominicana y por desgracia esto pasa en todos los países y yo creo que somos nosotros los que tenemos que exigir lo que nos venden y que sus negocios están por los clientes ,debiendo tratarlos como a ellos mismos les gustaría ,pues con un mal servicio no solo pierden ese cliente sino que recomendara pasar de largo de este negocio ,me lamento muchas veces de ver cierta paellas , diciendo que valencianas ,por Dios pueden llamarla paellas pero valencia ,en Santo Domingo en la casa de España tuve un discusión con un cocinero español por este motivo por su falta de presentar la paella como Valenciana ,por sus ingredientes y presentación a los presentes en el día, de San Jose , bueno amigos espero que todos exijamos por lo que no ofrecen y pagamos . Att un valenciano.

  63. 29 julio, 2013 a 15:36 — Responder

    Yo soy de Madrid, tampoco os fiéis, en los alrededores de la plaza Mayor también pegan esos sablazos, los de las Ramblas ya los sentí una vez…
    Un día fui con un ex novio Italiano a cenar a la plaza Mayor, se empeñó a pesar de que le dije que era un sablazo para los turistas y me hizo caso omiso, moraleja…la comida no era para tirar cohetes y la cuenta un robo a mano armada, menos mal que invitó él…

  64. Palmira
    29 julio, 2013 a 15:39 — Responder

    Muy divertida reseña aunque me imagino lo espeluznante que habra sido comerse ese bodrio por que alguna vez me ha pasado lo mismo. Trabajo en Valldemossa, en Mallorca y de todos los restaurantes del pueblo no se hace uno, la primera vez que vine al pueblo como turista con mi hermano nos sirvieron una lasagna en un Bar que era la misma que te venden en el supermercado en la sección de congelados, ahora no se me ocurriria comer en el pueblo. También en la Playa de Palma nos ha tocado mejillones no frios, congelados, y ni quiero recordar la vez que pedi una ensalada, por que era el paquete de lechuga y poco mas… No se puede hacer eso en los lugares turisticos!!!! es que piensan que ninguno de los guiris van a volver, pero da verguenza ajena que sufran todo eso!! y los que vivimos en estos lugares tampoco lo merecemos, por que ademas los precios son de dar miedo!

  65. tedeum
    29 julio, 2013 a 16:00 — Responder

    Como ya han comentado algunos compañeros, en Madrid también ocurren estas cosas, especialmente en la Plaza Mayor. Y en Sevilla, en un garito del centro, a un amigo que es de allí pero por su apariencia nadie lo diría (pelirrojo) le intentaron timar cobrándole de más cuando iba con gente de fuera. Imaginad la sorpresa del camarero cuando le soltó una cifra desorbitada tras pedir la cuenta con el gesto universal, y mi colega le suelta ‘¿pero que dise quillo?’. Para evitar esto tripadvisor ayuda algo, pero sería más útil sólo las opiniones de los ciudadanos locales…

  66. Pep
    29 julio, 2013 a 16:09 — Responder

    Alguien se pregunta por qué los comercios de La Rambla se mueren, pues aquí un vivo ejemplo, a parte de los altos precios de los alquileres. El descuido a los clientes es un vivo reflejo de encontrar restaurantes cada vez más vacios. Por descontado ningún a barcelonés se le ocurre ir a comer a La Rambla cuando te desplazas un poco a lado y lado y encuantras pequeños restaurantes donde ganan en calidad y precio.

  67. Pep
    29 julio, 2013 a 16:10 — Responder

    Alguien se pregunta por qué los comercios de La Rambla se mueren, pues aquí un vivo ejemplo, a parte de los altos precios de los alquileres. El descuido a los clientes es un vivo reflejo de encontrar restaurantes cada vez más vacios. Por descontado ningún a barcelonés se le ocurre ir a comer a La Rambla cuando te desplazas un poco a lado y lado y encuentras pequeños restaurantes donde ganan en calidad y precio.

  68. David40
    29 julio, 2013 a 16:39 — Responder

    He estado varias veces en Barcelona y como en todos los lugares turisticos, hay que ir con 4 ojos. Hay mucho granuja que sólo prejudica y no beneficia a la ciudad. Pasa en muchos sitios. La mejor defensa es informarse y consejos de amigos

  69. AMA
    29 julio, 2013 a 17:01 — Responder

    Hace años comimos en ese restaurante Oriental, la comida más asquerosa que me han servido jamás, precio/calidad infumable. El trato igual de repugnante. Ya veo que siguen igual. Que se extiendan estos comentarios.

  70. Alba Feliu
    29 julio, 2013 a 19:01 — Responder

    En todos los centros turïsticos es igual. Tomáte una bebida y un sandwich por la zona de la Torre Eiffel y los 19 euros, con tapas, paella y sangría, aunque sean sintéticos, te parecerán un regalo y un manjar de dioses si eres un guiri. Te cuento lo los 200 euros por la cena en uno de esos cruceros por el Sena, y discutiendo con el camarero si entra el vino o no (mi francés es aceptable). Y, claro, no entra. Pides UNA COPA (mi francés es aceptable), y te traen la botella y te caen de extra 30 euracos. Que a los guiris nos ven venir en todas partes!

  71. 29 julio, 2013 a 19:03 — Responder

    jajaja que bueno el relato. Me ha sorprendido lo del IVA. Sabía que les daban comida mala pero que también les timaban pues me deja un poco sorprendido. No son las formas.

  72. California
    29 julio, 2013 a 21:34 — Responder

    ¿Delante mío? Mucho inglés de Oxford, pero el español no lo dominas, ¿eh?

  73. 29 julio, 2013 a 22:19 — Responder

    Bueno yo estuve viviendo en BCN 4 meses, y unas cuantas veces comí en una hamburgueseria que estaba en las Ramblas ( sin terraza eso sí, era dentro del local y un local pequeño, se comía en la barra ) daban muy buenas hamburguesas caseras, y otro tipo de comida rapida pero bien hecha, de calidad, a precios, no baratos tampoco, ya que están en las Ramblas, pero muy razonables… no me acuerdo mucho, pero creo que hamburguesa con patatas eran unos 7 pavos o por ahi.

    Hablo del año 2004, ahora ni existirá

  74. Omar
    30 julio, 2013 a 8:46 — Responder

    Yo he estado recientemente en Madrid y evité que me sucediera algo similar, buscando a través de foros estilo tripadvisor, lo bueno de tener movil con datos es que puedes buscar la información en directo, e intentar evitar estos problemas.

  75. Juan
    30 julio, 2013 a 9:10 — Responder

    Hombre, en las Ramblas no pagas por la comida, pagas por todo lo demás, y si, el precio, el acostumbrado. Para paellas recomiendo unas que hacen en la Malvarrosa en Valencia, 3,50€ la ración abundante, en la práctica son dos raciones. Paella de marisco o de pollo y hechas con leña, puedes ver como la hacen. Y menús completos también en la Malvarrosa por 7-8€ incluida la bebida y el café. Todo lo que se paga de más en las Ramblas son impuestos y alquileres.

  76. […] muy comedidas. Y para ilustrarlo, os voy a remitir al blog de “Viajar, comer y amar“, en el que hay una entrada muy interesante, en la que el editor se hace pasar por un turista extranjero, adentrándose en uno de estos […]

  77. 30 julio, 2013 a 16:18 — Responder

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com:    Para poder hablar con propiedad sobre algo hay que haberlo probado. No vale hablar por lo que te cuentan o lo que crees que ves. Y es lo que he hecho. Me he disfrazado de turista, cámara en mano, gafas de sol, chanclas……

  78. 30 julio, 2013 a 16:53 — Responder

    Mágnífico trabajo de campo que comparto en mi Face. Un saludo.

  79. kingo
    30 julio, 2013 a 18:41 — Responder

    Yo no hubiera pagado y es mas les habria pedido la hoja de reclamaciones.
    Tambien redactaria un texto en varios idiomas en el que explicase que ese menu es un autentico timo, haria varias copias del y lo distribuiria por los alrededores del citado establecimiento.

  80. Arnau
    30 julio, 2013 a 18:51 — Responder

    Pues yo lo que no entiendo es a los que justificáis éste atropello diciendo que los demás centro-ciudad actúan igual. Teneis razón, pero es que no es una excusa. Si tu vecino lo hace mal, es motivo para hacerlo mal tu? No.
    Tema aparte, en la zona de Sagrada Familia también hay restaurantes de éstos, y los guiris pican igual. Parece que, algunos de nosotros, cuando salimos del país, nos guste que nos estafen.
    Porque vamos, es que no hay que ser muy lince para darse cuenta de quién va a por tu bolsillo y quién no (o no tanto).

  81. Frederic Sala
    31 julio, 2013 a 11:40 — Responder

    Yo he visto como en algunas de las terrazas de la Ramblas, los camararero en la barra para preparar la sagria, lo único que hacen, es abrir un tetrabick de “sangria” ya preparada, verterla en una jarra, ponerle un pedazo de limón y otro de naranja y añadirle un chorro del primer licor que tiene a mano (coñac,wisky,ginebra…),mucho hielo, y listo.Maravillosa sangria a precio de Vega Sicilia ¡¡¡¡ De vergüenza.

  82. Pepe
    1 agosto, 2013 a 5:35 — Responder

    Interesante artículo. También podría titularse “Suicidio ortográfico en un blog”… La locución ‘estubiera incluído’ merece un premio.

  83. 1 agosto, 2013 a 9:56 — Responder

    Sólo puedo decir ¡bravo por un post tan valiente! Un abrazo fuerte :)

  84. […] el blog Viajar comer y amar José David se disfraza de turista para mostrarnos su “experiencia” gastronómica en Las Ramblas de […]

  85. 2 agosto, 2013 a 10:13 — Responder

    Me he quedado enganchada a tu blog. Enhorabuena por este post tan arriesgado, me quedo con la frase “lo que se le da a los turistas en muchos restaurantes de Barcelona es una estafa” (FIN DE LA CITA :P) Y apurando casí se podría decir que en muchos restaurantes de España.

    ¡Un saludo! Te secuestro la url para bloglovin :)

  86. Juan
    2 agosto, 2013 a 10:30 — Responder

    Me temo que gran parte de los bares y restaurantes de todo nuestro litoral hacen el agosto cada año ante la inoperancia de las autoridades que deben de controlar este tema ALEGRIA QUIEN DIJO CRISIS TIRA PALANTE QUE SON GUIRIS Y NO SE ENTERAN me dan asco y repugnancia estos elementos…..

  87. 2 agosto, 2013 a 13:47 — Responder

    Eres un kamikaze!!!! A mi ni se me ocurriría… A ver, la culpa es de los restaurantes que se aprovechan y de los guiris, porque ya saben a lo que se exponen. Cada vez que vienen amigos míos (especialmente británicos o de USA) a Barcelona les digo que NO coman en las Ramblas, que les van a timar, que no pidan una paella allí porque son lopeor… Y ellos que hacen? Pues nada, todo lo contrario. en lugar de esperarse para ir un día a comer bien a la Barceloneta o en los aledaños de la Rambla ellos van y se plantan allí, en esas terrazas infames, y dejan que les torturen las papilas gustativas y el estómago…
    En cualquier caso, NO es manera de tratar a los turistas, para nada!

  88. 6 agosto, 2013 a 12:22 — Responder

    Eres un crack y un temerario :)
    Deseo por tu bien que esto no sea el primer post de una serie, ya que tema hay… Que si masajes en la playa, visita a un tablao flamenco, etc…
    Salut!

    • 12 septiembre, 2013 a 18:47 — Responder

      Daniel, ¿especializarme en posts de investigación? tú quieres que me echen de la ciudad a gorrazos!!!

      Tomo nota de la sugerencia y la estudio…

      Salut!

  89. Aitor
    8 agosto, 2013 a 14:21 — Responder

    Buena aventura, como las mejores pelis de antena3 “basada en hechos reales”.

    De lo que dicen la mayoría que “todo el mundo lo sabe”, en “todas partes ocurre igual”, no es excusa para que siga ocurriendo.

    Nos indignamos ante la proliferación de estos sitios, pero si existen es por algo, y en otro orden de cosas aprovecho para comentar que de igual forma nos indignamos o indignaremos cuando la ciudad sea tan solo una secuencia de tiendas de “todo a 100”, “colmados” y similares, cuando solo se pueda pasear viendo eso o encerrandose en los fantásticos centros comerciales, recordad que eso también será responsabilidad de todos.

    Puedes tener otra aventura con el tema de los locales comerciales y su futuro en Barcelona.

  90. Pär Sàlian
    19 agosto, 2013 a 12:57 — Responder

    Cuánta razón tienes.

    Pero añado un detalle. Tuve la gran suerte de poder hacer un viaje a Japón, y me quedé con cara de gili…. estooo de alelado cuando descubrí que una bebida refrescante (póngase la marca que se ponga) costaba exactamente lo mismo en una konbini (vulgo supermercado) que en la máquina de bebidas de la estación de tren, aeropuerto, que en un restaurante normalito (los de lujo o pubs o karaokes ya eran otra cosa, claro). Aquí, una “couc” te cuesta sobre medio euro en el super, 1 y medio en las maquinetas, y en los bares ya ni te cuento. Y eso también me parece tercermundista.

  91. 26 agosto, 2013 a 15:41 — Responder

    […] segundo artículo podría insinuar parte del problema. Un ocurrente blogger decidió que la mejor forma de saber qué es lo qué come un turista que visita…. Se curró un estilismo apropiado y, con acento yankee, se dejó caer por un restaurante de Las […]

  92. 5 septiembre, 2013 a 13:59 — Responder

    Soy de Barcelona y reconozco que paso por las ramblas y veo los restaurantes y me da vergüenza lo que veo.
    Después se habla de que la comida mediterranea es de las mejores del mundo… si yo fuera guiri, tendría mis dudas.

    Son abusos en toda regla, desde los sucedáneos de comida y bebida hasta los precios que intentan colar.

    Una recomendación para los visitantes, los mejores restaurantes no están siempre a la vista.

    Saludos.

  93. emece
    22 septiembre, 2013 a 15:17 — Responder

    Me ha encantado tu página. Yo vivo en las Islas Canarias, que obviamente, basan casi toda su economía en el turismo y por tanto, y porque me considero turista profesional del mundo, me indigna cuando engañan al turista. Hace poco salió una nota donde un miembro de una cámara relacionada con el turismo en Canarias hablaba sobre lo duros que eran los comentarios que los canarios (que recorremos en festivos y puentes los hoteles de las islas porque son fantásticos y porque a veces nos sale demasiado caro salir de las islas de viaje) hacíamos sobre los establecimientos locales en páginas como Trip Advisor, que son leídas por turistas de todo el planeta y que qué flaco favor hacíamos al turismo local. Como pienso al revés, invito a todos a enviar criticas con lo que veamos en nuestras ciudades con el solo afan de que MEJOREN!!!!! Baños sucios, estafas, mala calidad…todo debe ser denunciado con nombre de establecimiento, pelos y señales…y también enviar críticas positivas…denotar lo bueno, animar a que sigan y mejoren. Nosotros vivimos de esto…y tenemos que protegerlo! Un saludo…muy buena tu página!

  94. 27 septiembre, 2013 a 23:40 — Responder

    Que fuerte!

  95. Ángel (@Isra_Escobar)
    18 octubre, 2013 a 10:19 — Responder

    Mira que me he reído con este post, lo has bordado, y encima con la camisa de arcillas esa. Yo cuando me mudé aquí en febrero también caí, pero con una jarra de cerveza. Mis condolencias para tu cartera.

  96. 21 octubre, 2013 a 17:36 — Responder

    eres un crack. No había visto este post pero realmente el espíritu de sacrificio por el blog es digno de mención. De todas formas, cuando quedemos algún día en Barcelona vamos a los seguro…

    • 23 diciembre, 2013 a 10:21 — Responder

      Juan Antonio, a mí me hacía ilusión tentar la suerte con una fideuá pero en fin, buscaremos algo más seguro…

  97. 15 noviembre, 2013 a 14:07 — Responder

    No sabes lo deacuerdo que estoy contigo,
    es una verguenza engañar a la gente así.
    Tu vas a la plaza Italiana de San Marcos y te tomas el mejor Cafe con leche del mundo, es cierto te cuesta 8€ pero el recuerdo que te llevas es para volver.
    Si no hacemos esto, al final no habrá turistas, estamos matando a la gallina de los huevos de oro.
    Menos mal que movidas como onfan.com intentan que no caigas en esta trampa.
    Hay que saber donde vas, y que mejor que te lo recomiende un local

    un saludo y gracias por el post, muy bueno

  98. Oskar
    16 noviembre, 2013 a 15:08 — Responder

    Muy de acuerdo con tu reportaje , he buscado en la red opiniones de Barcelona despues de mi 2ª visita a esta gran ciudad que se la están cargando con establecimientos de este tipo y con los de mas calidad pero que son carisimos como el Bar Restaurante Cañete, que no vale lo que cuesta.

  99. Beta
    26 noviembre, 2013 a 10:31 — Responder

    La verdad no me sorprende todo eso que te haya sucedido en las Ramblas, y tienes toda la razon. Con mi experiencia viajando, me he dado cuenta que los mejores lugares para comer comida local son en donde no hay tantos turistas. Si te fijas, muy pocos Catalanes irian a comer a Las Ramblas, pues porque saben donde esta la verdadera comida, el turista desconoce y se deja convencer muy facil.

    Si vuelves algun dia a Barcelona, te recomiendo con los ojos cerrados el Restaurante Portonovo Silvestre (Carrer de la Creu Coberta, 25, 08014 Barcelona, Spain) No es muy barato pero te aseguro que comeras una paella deliciosa y una sangria de calidad!! :)

  100. 6 febrero, 2014 a 16:47 — Responder

    Lo que están haciendo a los turistas para sacarle el dinero no tiene precio, por culpa de los restaurantes como estos no vendrán mas turistas a Barcelona

  101. […] the most crowded place in Barcelona.If you can read in Spanish, this blog has an amazing post on a gastronomical suicide in Las Ramblas. It is not only expensive food for very low quality, of course there might be exceptions but the […]

  102. 30 junio, 2014 a 9:58 — Responder

    The Bucks of an advanced lightweight material for maximum performance.

  103. 30 junio, 2014 a 21:13 — Responder

    Tienes valor…mucho valor. No me explico lo de las zonas turísticas ¿por qué siempre la comida es mala? hay muchos sitios que por 10 euros te ponen un arroz y alguna tapa decende ¿por qué en estos sitios no?

  104. Viviana
    2 agosto, 2014 a 23:49 — Responder

    Gracias por tu escrito! Exactamente Lo que me imaginaba y Lo que necesito evitar. Viajara pronto a Barcelona, y Buena paella y Buena sangria ES mi sueño. Comparte donde la podemos conseguir!
    Saludos!

    • 4 agosto, 2014 a 17:06 — Responder

      Hola viviana,

      arroces… todo un mundo. Si quieres asegurar el tiro con las paellas, algunos restaruantes de Paseo Juan Borbó vale la pena (especialmente uno llamado L’Arròs) y luego los del moll de la fusta (Merendero de la Mari, Ca’l Pinxo y otros de ahí) pero valen mucho más. Sangría… hay muchos sitios, pero buena, buena, aun no he encontrado ningún sitio en Barcelona. Están buenas, pero lejos de ser una buena sangría. Si te alejas de las ramblas seguro que en algún sitio encuentras algo decente. Suerte!

      saludos.

  105. 9 septiembre, 2014 a 13:44 — Responder

    Seguro que en cualquier barrio no turistico de Barcelona puedes comer mucho mejor y más barato. Eso pasa en muchos lugares. Si vas a Barcelona busca donde come la gente de Barcelona y comerás mejor. Pasa lo mismo en Málaga y en otros sitios turísticos.

  106. 10 noviembre, 2014 a 17:32 — Responder

    Hola me parece muy acertado el articulo. Me gustaria saber si el restaurante hizo alguna respuesta ante el articulo? Hubiese sido mas interesante que se dieran cuenta del reportaje para ver que efecto tiene. Saludos.

  107. Rosario
    4 abril, 2015 a 16:05 — Responder

    Wow !!! Tu historia es de gran ayuda para los turistas. Debo decir con pesar que en todos los países existe el engaño turístico. La única solución es que nosotros los turistas debemos conocer más de nuestros derechos y así evitar que nos estafen.

  108. Ceviche Fondue
    14 febrero, 2017 a 11:30 — Responder

    Muy bien redactado y divertido tu artículo. Viví por 13 años en Barcelona y siempre evitando Ramblas y centro para comer. De hecho una frase habitual, cuando mi marido y yo vamos de viaje y encontramos los restaurantes/bares del centro es: ‘esto es Las Ramblas, vámonos!’. Esta foodie quote nos la ha regalado Barcelona :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *