Casas tradicionales Toraja.

Casas tradicionales Toraja.

Sulawesi es la segunda isla más grande del archipiélago Indonesio después de Borneo. Situada por encima de Java y Bali es conocida como la araña por su forma. Tana Toraja es quizá su región más conocida. Significa Tierra de los Toraja y está justo a la mitad de la pata sur de la araña.

Los Toraja (se lee Toraya) son una gente curiosa. Amables y acogedores siempre sonrientes y dispuestos a que el visitante les haga una fotografía. Intrigante cultura -bastante opuesta a la europea- que vive y convive con la muerte de una forma muy diferente a la nuestra.

Antecedentes religiosos

Tana Toraja tiene (o tenía) su propia religión. Esta fue la predominante hasta hace apenas sólo 100 años: la religión Aluk. Esta ley, es en si una creenia, unas reglas y unos hábitos. Hoy en día son una minoría quienes la siguen practicando al cien por cien. Apenas algunas aldeas aisladas del interior de la región. La religión cristiana llegó a esta tierra con fuerza y desplazó a la toraja. Ahora los toraja son ahora mayoritariamente cristianos, pero no por eso han dejado de lado todas sus tradiciones. Sobretodo las relacionadas con la muerte. Para ello han logrado crear un mix de creencias y tradiciones que une las dos religiones sin apartarse ni olvidar sus propias raíces.

Los Toraja, siempre amables y acogedores con sus invitados.

Los Toraja, siempre amables y acogedores con sus invitados.

Y no estaba muerto, no no…

Estaba preparando el funeral. La muerte para los toraja no es un momento. Es un proceso que puede durar más o menos tiempo dependiendo de los recursos de la familia. Cuando alguien muere, en realidad no se le considera como tal, sino enfermo. Se le considerará muerto, cuando se celebre el funeral, y para eso puede llegar a pasar mucho tiempo.

Estancia principal de una casa Toraja del siglo X.

Estancia principal de una casa Toraja del siglo X.

Al difunto se le lava y embalsama, para que conviva con la familia en la habitación principal de la casa. Esto es así durante todo el tiempo que necesita la familia para reunir el dinero y organizar el funeral. Pueden pasar unos meses, e incluso varios años hasta que éste se celebre. Como enfermo -que no difunto- la familia tiene que proveerle de comida y bebida 3 veces al día, compartir con él o ella té o café, las charlas y por supuesto la estancia. El muerto aun no es considerado como tal y por tanto no ha iniciado su viaje hacia el más allá. Sigue entre su familia.

Cuando todo está preparado para celebrar el funeral, se traslada la mortaja a la habitación central donde se prepara en una especie de cilindro de color rojo y es llevado al lugar donde se celebrará el funeral. Empieza la parte pública del la celebración.

El funeral y los sacrificios

La celebración de un funeral toraja no es hecho trivial y tiene mucho que ver con la edad del difunto y nivel social de la familia. En cierta manera es una fiesta, una celebración para rendir homenaje al difunto y a la que son invitados familiares y amigos del difunto para que éste pueda empezar su viaje al más allá. Un funeral pequeño puede acoger a unas 200 personas, pero pueden ser miles en los de las familias más importantes.

El funeral Toraja puede durar hasta 5 ó 6 días según la magnitud de la celebración. Los invitados llegan desde toda Indonesia e incluso desde el extranjero y hay que proveerles de alojamiento y comida. En algunos pueblos hay construcciones de bambú permanentes habilitadas para acoger a los huéspedes de los funerales. En otros casos se construirán alojamientos especiales para la ocasión que luego se desmontarán o abandonarán.

 

Recinto funerario del poblado. Las palmeras del centro indican la buena familia del difunto o la difunta.

Recinto funerario del poblado. Las palmeras del centro indican la buena familia del difunto o la difunta.

La mortaja de la difunta con su foto, presidiendo el funeral en la estancia número uno.

La mortaja de la difunta con su foto, presidiendo el funeral en la estancia número uno.

Los alojamientos se distribuyen alrededor de una rectángulo central más o menos grande presidido por el altar -por llamarlo de alguna manera- donde en lo alto, se ha colocado la mortaja. Normalmente se le acompaña con la foto del difunto y algunos adornos. Es la estancia marcada con el número uno, la principal. Si el difunto es de buena familia, habrá además una o dos palmeras en el interior del patio, para así dejar constancia del hecho.

Invitados a un funeral. El camión es la forma más sencilla de trasladar a la familia entera y a las ofrendas (búfalos y cerdos)

Invitados a un funeral. El camión es la forma más sencilla de trasladar a la familia entera y a las ofrendas (búfalos y cerdos)

Forma tradicional de transportar a los cerdos en Toraja. Las señoras de la familia detrás, de luto antes de presentar sus respetos a la familia.

Forma tradicional de transportar a los cerdos en Toraja. Las señoras de la familia detrás, de luto antes de presentar sus respetos a la familia.

Cuando una familia llega al recinto funerario, descarga sus ofrendas y muestra su respeto recorriendo el patio central vistiendo prendas de color negro. El speaker informa a los presentes sobre quienes son y su relación con el difunto. Es el único momento de solemnidad en el que los invitados recién llegados -que no el resto- muestran un semblante serio. Luego, se integran en la celebración con los demás.

Familiares más cercanos de la difunta. Para ellos será el corazón de uno de los búfalos que se sacrifique.

Familiares más cercanos de la difunta. Para ellos será el corazón de uno de los búfalos que se sacrifique.

Algo que puede extrañar al visitante es la naturalidad y hospitalidad con la que acogen a los turistas que asisten a los funerales. Lo que para una mente europea podría parecer una intromisión en la intimidad familiar, es vivido por los Toraja como una oportunidad para enriquecer y honrar aun más al difunto. Unos kilos de azúcar o una caja de paquetes de cigarrillos suele ser una muestra de agradecimiento bien recibida por la familia. También es bueno recordar, que no serás bienvenido si te presentas durante los preparativos de un funeral. Es como si tienes invitados a cenar y vienen a media tarde mientras andas liado en la cocina. No es de extrañar que se molesten.

Los turistas son bienvenidos a la celebración pública del funeral, aunque es más que aconsejable asistir con un guía local o familiar invitado.

Los turistas son bienvenidos a la celebración pública del funeral, aunque es más que aconsejable asistir con un guía local o familiar invitado.

Para hacer honor al difunto y éste pueda iniciar su viaje, se deben sacrificar búfalos y cerdos. Si la familia es de clase alta, necesitará un mínimo de 24 búfalos. Ni uno menos. Los difuntos de clase más baja tienen que conformarse con un búfalo o incluso sólo un cerdo. Nunca se ofrecen pollos u otros animales puesto que no son considerados apropiados para honrar al difunto.

Un búfalo puede costar unos 80 millones de rupias (algo más de 5000 euros) si es que es un animal normal. Los que tienen la cabeza albina y cuerpo oscuro (únicos de la región Toraja) pueden llegar a costar 300 millones. Sin duda, morirse en Tana Toraja sale caro. Muy caro. Se entiende entonces, que para abaratar costes, las familias tomen los funerales ajenos como una forma de inversión. Invierten cerdos y búfalos en los funerales ajenos para así recuperarla cuando tengan que celebrar un funeral en su propia familia. Aun y así, el desembolso en búfalos, alojamiento y comida que tiene que hacer la familia del difunto es enorme. Por este motivo, el funeral no se celebra cuando la persona muere, sino cuando la familia ha conseguido reunir todo el dinero y logra tenerlo todo organizado.

Los búfalos, los protagonistas involuntarios del funeral.

Los búfalos, los protagonistas involuntarios del funeral.

Los animales, son recogidos en un campo anexo al recinto principal, donde son marcados para saber qué familia ha hecho el honor.

Los animales, son recogidos en un campo anexo al recinto principal, donde son marcados para saber qué familia ha hecho el honor.

La celebración del funeral como tal no es más que un ir y venir de familias que traen sus ofrendas a la familia del difunto. Normalmente se trata de comida, búfalos y/o cerdos. Una ofrenda que no esté a la altura es motivo de vergüenza, así que todos se afanan por lucirse con los regalos.

El sacrificio

Los búfalos y cerdos son sacrificados para honrar al difunto y pueda así empezar su viaje hacia el puya (el más allá en lengua toraja). Los cerdos se sacrifican fuera del recinto y se limpian y cocinan para dar de comer a los invitados.

Limpiando y vaciando los cerdos para ser cocinados. Los hombres matan y despiezan, las mujeres cocinan.

Limpiando y vaciando los cerdos para ser cocinados. Los hombres matan y despiezan, las mujeres cocinan.

El trabajo en Tanta Toraja al sol, aunque sean las 10 de la mañana, precisa de protección.

El trabajo en Tanta Toraja al sol, aunque sean las 10 de la mañana, precisa de protección.

Cociendo el cerdo para luego preparar los platos tradiconales.

Cociendo el cerdo para luego preparar los platos tradicionales.

Los búfalos en cambio se sacrifican en el recinto principal de un tajo en el cuello. Es un momento importante de la celebración. El sonido del machete cortando el cuello del animal es un momento que queda grabado en la cabeza del turista poco acostumbrado a este tipo de escenas. La sangre sale a chorro de su cuello mientras el animal se debate en un intento desesperado de soltarse de la cuerda que le ata al centro del recinto. Nada puede hacer.

Una vez desangrado y muerto, se le quita la piel y se despieza para repartirlo entre las familias por riguroso orden y distinción. En esta ocasión, se descubre que la búfala estaba preñada. Algo que apena en parte a los presentes, no adivino si por el doble sacrificio, o porque han perdido la posibilidad de criar un búfalo y ahorrarse unos millones de rupias en el próximo funeral.

La muerte de los animales, aunque parezca cruel es vivida con mucha curiosidad por los más pequeños.

La muerte de los animales, aunque parezca cruel es vivida con mucha curiosidad por los más pequeños.

El búfalo es sacrificado de un sólo corte en el cuello y dejado desangrar.

El búfalo es sacrificado de un sólo corte en el cuello y dejado desangrar.

Tras quitar la piel del búfalo, se limpia y despieza.

Tras quitar la piel del búfalo, se limpia y despieza.

Encargado de repartir los trozos de búfalo según cada familia.

Encargado de repartir los trozos de búfalo según cada familia.

Los niños siempre encuentran una forma de jugar en cualquier situación, aunque sea con un pedazo de carne y un palo

Los niños siempre encuentran una forma de jugar en cualquier situación, aunque sea con un pedazo de carne y un palo

Los sacrificios se reparten durante varios días. El funeral termina con el entierro del cuerpo del difunto en la piedra o panteón familiar. La forma tradicional es hacerlo en la roca, pero actualmente, el precio de estas tumbas y el hecho de que muchas familias construyen sus propios panteones familiares hace que sean cada vez menos las veces que se utilizan.

El entierro como tal del difunto también se hace de forma pública, pero más íntima. Este momento se reserva para los familiares más cercanos. El difunto es depositado en un agujero en la roca especialmente hecho para la ocasión y en el exterior, se coloca su tau tau, una talla de madera que le representa. De esta forma, el difunto está presente y visible para la familia.

Sepulturas Toraja.

Sepulturas.

Artículo anterior

Inicio de ruta: Sulawesi, Kalimantan y Java

Artículo siguiente

Excursión fallida a la laguna de medusas de las islas Togean - Sulawesi

2 comentarios

  1. […] de la vida hacia el más allá sigue ritmos y procesos diferentes a los nuestros. Por ejemplo, el difunto como tal no lo está hasta que se celebra su funeral. Con este símbolo se refuerza el lazo de unión entre los familiares y al difunto -considerado […]

  2. […] región de Tana Toraja es famosa por su cultura y relación con los muertos. Sus funerales duran varios días y reúnen a gran cantidad de gente. El búfalo es sin duda una pieza fundamental […]

Responder a El mercado de búfalos de Bolu (Sulawesi – Indonesia) | Viajar, comer y amar - Blog de viajes, gastronomía y más para disfrutar de tus viajes Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *