Las torres Petronas.

Las torres Petronas.

Las torres Petronas de la capital malaya, son quizá el atractivo más visible de la ciudad. Es cierto que sólo verlas desde fuera ves su magnitud y entiendes porqué han adquirido tanta relevancia. Hay quien opina que lo mejor de ellas está, precisamente fuera de ellas, y que no vale tanto la pena hacer la cola y subir hasta arriba. Ciertamente, el espectáculo que supone pasear alrededor de las torres, se pierde una vez estás dentro. Pero eso no quita que desde ahí arriba, disfrutes de otro espectáculo no menos interesante.

Vista de los alrededores desde la entrada de las torres.

Vista de los alrededores desde la entrada de las torres.

Kuala Lumpur, y sobretodo el distrito mercantil y financiero, destaca por su arquitectura. Y eso es lo que vas a ver si subes a las torres Petronas.

Ya te conté cómo adquirir las entradas. Si tienes suerte y subes en un día soleado, las vistas son espectaculares. A mí me tocó un día nublado, pero no por ello menos interesante.

Interior del Skybridge.

Interior del Skybridge.

La primera parada es el Skybridge, en la planta 41. Es la pasarela intermedia que une las dos torres. No es nada del otro mundo, ya te aviso, porque lo más interesante, a partir de ahí está siempre fuera de la torre. Yo ahí perdí mi grupo, mientras me intentaba comunicarme en inglés con un matrimonio para explicarles que el mejor sitio para ver las torres por la noche, es el Hotel Traders. No me entendieron ni papa, y resultaron ser de Tenerife. Unas risas y listos…

Trabajadores limpiando la torre, a mano, con un trapo.

Trabajadores limpiando la torre, a mano, con un trapo.

Parque de la parte posterior de las torres. No dejes de ir a dar un paseo por allí.

Parque de la parte posterior de las torres. No dejes de ir a dar un paseo por allí.

Soportes bajo el skybridge por donde se descolgaba Sean Connery en la película La Trampa.

Soportes bajo el skybridge por donde se descolgaba Sean Connery en la película La Trampa.

Mirador con piscina y bar del Hotel Traders, frente a las torres.

Mirador con piscina y bar del Hotel Traders, frente a las torres.

Mi anfitrión de CouchSurfing en la ciudad, me llevó al skybar del Hotel Traders, precisamente porque la vista de las torres desde ahí, es totalmente frontal. No tiene nada que ver, con la vista nocturna de las torres desde la calle (también digno de verse y admirar). Pero desde arriba, es como estar de una forma más íntima con ellas. Mirándolas a la cara. Tomarse alguna cosa y observarlas iluminadas, vale, y mucho la pena. Los precios son moderados altos, pero nada comparado con un Madrid o un Barcelona. Si no te acercas mucho a la barra y eres un poco hábil, puedes esquivar a los camareros deambulantes. La etiqueta obliga. Nada de pantalones cortos y esas cosas de turista trasnochado.

Vista nocturna desde el skybar del Hotel Traders.

Vista nocturna desde el skybar del Hotel Traders.

En el observatorio, la parte más alta abierta al público en general, ya te das cuenta de tu situación respecto al resto de la ciudad. No hay nada más arriba (y si la torre Menara de comunicaciones lo supera, es por poco) e incluso los edificios más altos, se quedan pequeños. Estás en la planta 84 de la torre Este.

La torre Menara de comunicaciones al fondo, donde también se puede subir a ver la ciudad.

La torre Menara de comunicaciones al fondo, donde también se puede subir a ver la ciudad.

Interior del observatorio con más bien poca gracia decorativa.

Interior del observatorio con más bien poca gracia decorativa.

Interior del observatorio.

Interior del observatorio.

En definitiva, que a mí me encantó la visita a las torres. Y no por las torres, que por dentro no tienen ningún misterio, si no por lo que ves y sientes allí arriba. En mi vida había subido a un edificio tan alto.

 

 

Artículo anterior

Transmongoliano: Itinerario

La representante escultura Elogio del Horizonte, de Chillida.
Artículo siguiente

#GijónGastronómico - Asturias con Sal

2 comentarios

  1. 30 mayo, 2012 a 10:32 — Responder

    “Hay quien opina que lo mejor de ellas está, precisamente fuera de ellas”.
    Es lo que pienso yo sobre el extraordinario templo de La Sagrada Familia en Barcelona…..no sé sí merece la pena pagar los 13 euros del ala para entrar.
    Magnificas fotos
    Saludos

    • 31 mayo, 2012 a 7:46 — Responder

      Hola Gildo, todo suma… La Sagrada familia, es extraordinaria por fuera y también me lo pareció por dentro. En mi caso, pagar los 13 euros, aunque exagerado, me valieron la pena. Su luz interior me pareció espectacular.

      un saludo y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *