Durante mi reciente viaje por Tailandia, me he dedicado a ir grabando vídeos a destajo, con mi nueva cámara de fotos super compacta y divina de la muerte. Tremenda máquina de tecnología punta con muchísimos megapíxeles y una óptica sensacional. El caso es que las fotos, pues bueno, siempre se pueden mejorar. Y los vídeos, también.

Una de las pocas fotos con buen sol... y no es para tirar cohetes.

Una de las pocas fotos con buen sol… y no es para tirar cohetes.

De hecho, la cámara me ha sacado muchos de los vídeos que se suponían iban a ilustrar mis historias, de un color rosado insufrible. Vamos que me ha grabado una castaña de vídeos. El hecho de estar nublado con sol de fondo (re-sol como familiarmente lo conozco yo), pues ha dado como resultado una birria de imágenes. Estoy convencido de que es una buena cámara (Sony DSCW570) pero que tampoco se le pueden pedir milagros. Quizá mis espectativas estaban demasiado lejos del precio que pagué por ellas.

Me queda la esperanza de que quizá haya sido yo quien no la haya configurado correctamente, y pronto voy a salir de dudas, en cuanto se nuble y disponga de un buen re-sol para probarlo de nuevo. Por ahora, y de lo que he podido rescatar iré montando con mis manitas algún que otro vídeo para ilustraros.

El primero corresponde al recorrido en tren desde Chiang Mai a Phitsanulok que te conté el otro día… No le he puesto ni música ni nada, y es que… estoy aprendiendo. Pero todo llegará… Ale, ¡pasejeros al tren!

Mi canal en YouTube (por ahora con poca cosa, lo sé)  | viajarcomeryamar

Artículo anterior

Si yo fuese Dinio y Pablo fuese Pocholo, tal vez nos iría mejor

Artículo siguiente

Un año, una nueva etapa.

2 comentarios

  1. Laura
    25 noviembre, 2011 a 11:07 — Responder

    Hola_viajarcomeryamar.com!
    He visitado vuestro sitio web y me ha interesado mucho, como podria tener contacto con vosotros?
    Mil gracias…

Responder a Laura Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *