El Parque Histórico de Sukothai (o Sukotai, o Sukotha… porque lo escriben de mil formas ya que es un transcripción fonética del nombre tailandés) son las ruinas de lo que fué la capital del reino de Sukothai durante los siglos XIII y XIV, y está declarada patrimonio de la humanidad.

Los budas son parte muy importante del parque.

Los budas son parte muy importante del parque.

Como había llegado el día anterior por la tarde, y mi posada estaba justo en frente del parque (una de las mejores cosas que puedes hacer es eso, dormir frente al parque) pues lo aproveché para madrugar y poder visitar el parque sin demasiado calor, y sobre todo, sin gente durante las primeras horas. Dicho y hecho. Me levanté a las 6 de la mañana, y eso duele en vacaciones.

Hay que madrugar para poder hacer fotos como esta sin gente por ahí pululando...

Hay que madrugar para poder hacer fotos como esta sin gente por ahí pululando...

Tal y como me recomendaron, lo mejor es alquilar una bicicleta para visitar las ruinas (30 THB), porque el parque es grande y la pateada puede ser importante.

El parque tiene una extensión de unos 70 km cuadrados.

El parque tiene una extensión de unos 70 km cuadrados.

Algo a tener en cuenta, es lo que llevas encima. O tienes una mochila pequeña o ten en cuenta que las bicis no suelen llevar cesta para poner nada, y así evitar hurtos y olvidos. El parque está organizado para visitar en bici, ya que en cada templo tiene fuera aparcamientos para dejarlas atadas. Muchas bicis son iguales y es fácil que te den el cambiazo sin querer. Para estar tranquilo, yo ataba la mía.

Para complementar la visita, puedes coger un audio-guía por 180 THB (en inglés, aunque creo recordad que también hay en español). Es lo que yo hice, aunque me lo organicé fatal. Mi plan era entrar a las 7, hacer todas las fotos sin gente, y luego ya tranquilamente, hacer el recorrido escuchando el audio-guía, pero cogí el audio-guía desde el principio. Antes de dejar la taquilla, asegúrate de que los auriculares hacen buen contacto (un audio-guía sirve para dos auriculares) y también que la batería está cargada. Yo tuve que cambiar primero por la batería y luego por los auriculares, porque no hacían buen contacto. Tuve que despertar a la encargada, que dormía plácidamente sobre el mostrador mientras no había nadie a quien atender. Algo normal, según pude comprobar en más sitios.

Wat Si Sawai, con influencia arquitectónica hindú.

Wat Si Sawai, con influencia arquitectónica hindú.

Cada templo esconde rincones y perspectivas  que puede explorar a mi aire sin gente alrededor.

Cada templo esconde rincones y perspectivas que puede explorar a mi aire sin gente alrededor.

Mejor no cojas  el audio-guía desde el principio, cógelo luego. De esta forma te ahorras trajinarlo arriba y abajo. Tendrás que salir del recinto  enseñando tu entrada, te ponen una marca y así puedes volver a entrar.

Cada rincón tiene algo que contarte...

Cada rincón tiene algo que contarte...

Meditando unos minutos para conectar con toda aquella energía.. Bueno no porque esperaban para hacer otra foto.

Meditando unos minutos para conectar con toda aquella energía... Bueno no porque esperaban para hacer otra foto.

Al más puro estilo Verano Azul, me recorrí el parque, pedaleando con la bolsa, la cámara en una mano y los auriculares al cuello, el audioguía  y mi bolsa colgando del hombro (podría decirse que era un perchero en bicicleta), cuando de pronto el cable de los auriculares me tiró la cabeza hacia abajo y me obligó a parar ya con la nariz a la altura del manillar y comprobé que mis auriculares habían acabado enredados y triturados entre los radios de la rueda trasera. Por suerte eran míos, de esos que regalan en el tren en Renfe, y no los del parque…

Wat Sra Sri, con su pasarela de acceso uno de los más interesantes.

Wat Sra Sri, con su pasarela de acceso uno de los más interesantes.

En el Wat Sra Sri se encuentra la única representación de buda con cuerpo femenino de toda Tailandia.

En el Wat Sra Sri se encuentra la única representación de buda con cuerpo femenino de toda Tailandia.

Aun estando nublado, el juego de luces y colores era sensacional.

Aun estando nublado, el juego de luces y colores era sensacional.

El recinto es una delicia de tranquilidad y posibilidades para los que nos gusta fotografiarlo todo.  Fué ahí donde descubrí que la batería orginal Sony que había comprado en Chiang Mai, (por la que había estado regateando un buen rato para acabar pagando lo que me habría costado comprarla en El Corte Inglés de Las Rozas) era en realidad otra castaña (treméndamente bien copiada, hay que reconocerlo). La nueva batería no duraba más de una hora y pico (la original me tira casi toda una mañana). Había vuelto a triunfar en el arte del regateo y las compras en Tailandia. ¡Óle yo!

Las pasarelas entre lagos artificiales le dan al parque un punto más de interés.

Las pasarelas entre lagos artificiales le dan al parque un punto más de interés.

Si te atreves, compra tu desayuno a cualquier vendedora que te encontrarás por allí. Creo que no tienen permisos, pero se ganan la vida con ello. Contínuamente las ves saltando la valla (de apenas un metro) e instalándose en el parque, pero tampoco las echan de allí. Mi cerdo frito con arroz envuelto en una hoja de palma, entre las ruinas del templo Wat Si Sawai me supo a gloria. Ten en cuenta que el hecho de que la valla sea saltable, no justifica que tu te quieras ahorrar los 220 THB (apenas 6 €) de la entrada. Montones de familias viven de mantener ese parque para tí.

Cerdo frito con arroz, un desayuno contundente.

Cerdo frito con arroz, un desayuno contundente.

No te descuides de una buena gorra y protección solar. Cuando sale el sol (aunque sea tímidamente), se agradece que no lo haga durante mucho rato, porque te achicharras.

Grandes cuadrillas de cuidadoras limpian los jardines con todo el cuerpo cubierto de ropa par evitar el calor.

Grandes cuadrillas de cuidadoras limpian los jardines con todo el cuerpo cubierto de ropa par evitar el calor.

Tras haber fotografiado todo y más, volví a hacer el recorrido escuchando el audio-guía (ahora con unos auriculares nuevos), y la verdad, no me aportaron demasiado. Está bien, pero la información queda un poco justa, para mi gusto.

Descansando a la sombra, pero las vistas no me permiten dejar de hacer fotos...

Descansando a la sombra, pero las vistas no me permiten dejar de hacer fotos...

Disfruté mucho de la tranquilidad y las vistas a la sombra de aquellos árboles, entre los que descubrí a una pareja, haciéndose mimos con cuidado de que no les viera nadie en un lugar bien escondido. Y es que en Tailandia, no es habitual ver las muestras de afecto en público. Y voy yo y les rompo el momento romántico…

Momento Singha con rollitos primavera de verdura, para reponer fuerzas y tomar notas de todo.

Momento Singha con rollitos primavera de verdura, para reponer fuerzas y tomar notas de todo.

A las 12h, el sol pegaba con fuerza a ratos y ya había completado de sobras todo el parque, así que pasé por los baños junto a la oficina de la entrada para refrescarme un poco (casi una ducha vamos) y me fui a darme el primer singhazo del día. Qué fresquita y rica estaba aquella sensacional cerveza tailandesa después de una gran experiencia…

Puedes ver todas las fotos del Sukothai aquí:

Más fotos de Tailnadia en mis galerías de Flikr.

Más info sobre Sukothai | wikipedia

Estación de autobuses de Sukothai.
Artículo anterior

Llegar al Parque Histórico de Sukothai. Aprendiendo a confiar.

Artículo siguiente

Si yo fuese Dinio y Pablo fuese Pocholo, tal vez nos iría mejor

11 comentarios

  1. 1 noviembre, 2011 a 21:51 — Responder

    Me han encantado las fotos, y el relato. Tiene que ser una pasada poder disfrutar de ese sitio casi en solitario… Cada vez estoy más convencida de que Tailandia será mi destino de las vacaciones de verano en 2012… Me guardo las recomendaciones si se da el caso.

    Voy a echar un vistazo al resto del viaje…

    Un saludo!!

    • 2 noviembre, 2011 a 8:21 — Responder

      Hola Amaia!

      me alegro te haya gustado! Espero que puedas disfrutar de todas esas cosas pronto, te va a gustar, ya lo verás! Iré escribiendo más sobre mi viaje y si tienes cualquier consulta ya sabes dónde encontrarme!!

      un abrazo!

      JD

  2. 2 noviembre, 2011 a 14:23 — Responder

    Tailandia iba a ser nuestro viaje de este verano, pero al final los vuelos subieron como la espuma y acabamos en India y Nepal que no estuvo para nada mal desde luego.

    Me han encantado las fotos que tomaste de Sukothai que lugar más chulo y que budas más impresionantes.

    Saludos ;)

    • 3 noviembre, 2011 a 8:02 — Responder

      Hola Jose Carlos!

      pues vaya lástima que os lo perdiérais… aunque India y Nepal no son tampoco poca cosa ¿no? Seguro que el próximo año encontráis algo económico y así de paso ayudáis a este sensacional país a recuperarse de las inundaciones de este año.

      Saludos!

  3. 2 noviembre, 2011 a 20:54 — Responder

    Realmente es una lugar increíble, de estos que no hay que perderse por nada del mundo en un viaje a Tailandia. Sin duda, me lo anoto por si las moscas (o lo que viene siendo lo mismo, por si se me gira el cerebro y en vez de irme a la Ruta de la Seda, decido recorrerme TODO el Sudeste Asiático) haha

    Las fotos me gustan mucho pero vaya timo lo de la batería… haha Esto siempre pasa, crees que compras algo genial pero luego… Mi abuela diría, lo barato sale caro, hijo! xD

    Un abrazo!

    • 3 noviembre, 2011 a 8:03 — Responder

      Hola Blai,

      veo que sigues en tu línea de no tener nada preestablecido para disfrutar al máximo. ¡Bien hecho! Tailandia tiene muchísimo que eseñarte…

      Lo de las compras en Tailandia es algo que tengo que superar, porque esta vez, me las han dado por todas partes, vamos…

      un saludo!

  4. 3 noviembre, 2011 a 12:14 — Responder

    Bueno, bueno, que envidia dan las fotos!. Nosotros, como estuvimos en la Prehistoria, tenemos diapos… así que verlas cada día da más pereza.

    Esta zona arqueológica está muy bien conservada gracias al interés personal que la hija mayor de los actuales reyes (y preferida por la población), le presta desde hace tiempo.

    Una visita imprescindible, a nuestro parecer. Jajaja, me ha encantado lo del primer shingazo… :DD

    Un abrazo!
    Roberto

    • 4 noviembre, 2011 a 9:54 — Responder

      Roberto!!

      pues tenéis que volver sin falta! La verdad es que me encantó lo cuidado que lo tenían, algo que luego eché en falta en otros sitios com Ayuttaya…

      Los singhazos fueron imprescindibles para reponer fuerzas, algo de lo que no sepuede prescindir en pleno monzón, con el calor y la humedad que hay!!

      un abrazo!!

      JD

  5. Octavio
    12 diciembre, 2011 a 11:13 — Responder

    Muy buen relato, y lindisimas fotos, me has traido muchos recuerdos, estuve hace 5 años, nos alojamos en la ciudad nueva, fuimos con mi hijo y las bicis estan preparadas para llevar a otra persona detras, sobre todo si pesaba poco como mi hijo. Era mayo y hacia muchisimo calor, por que eso de comenzar temprano y darse el madrugon es imprescindible.
    A mi particularmente me fascinó, esa paz que la embuelve, lo bien que lo tenian todo, la convierten en una visita imprescindible en todo viaje a Tailandia.
    Saludos.

  6. […] un recorrido de los templos y ruinas mas destacables del parque histórico. Al contrario que en el Parque Histórico de Sukothai, en Ayutthaya los templos no están en un recinto separado y rodeado de bonitos jardines. En […]

  7. […] un recorrido de los templos y ruinas mas destacables del parque histórico. Al contrario que en el Parque Histórico de Sukothai, en Ayutthaya los templos no están en un recinto separado y rodeado de bonitos jardines. En […]

Responder a Octavio Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *